Ref. :  000041660
Date :  2018-06-11
Language :  Spanish
Home Page / The whole website
fr / es / de / po / en

Tras la muerte de Afonso Dhlakama, Mozambique reflexiona sobre su legado y el futuro del país

Author :  GlobalVoices

image
Afonso Dhlakama en la caravana de la Renamo en Maputo, durante la campaña por las elecciones de 2014. Foto: Adrien Berbier/Flickr CC BY-SA 2.0.


El 3 de mayo, Mozambique y el mundo fueron sorprendidos con la noticia de la muerte de Afonso Dhlakama, uno de los políticos más influyentes del país.

El exguerrillero y líder de Resistencia Nacional de Mozambique (Renamo), el mayor partido de la oposición del país, falleció por complicaciones de salud en las negociaciones de paz, uno de los momentos más cruciales de la historia del país.

Durante más de 40 años, Dhlakama lideró la Renamo, organización militante fundada en 1977, con el apoyo de los Gobiernos anticomunistas de los vecinos Rodesia (actual Zimbabue) y Sudáfrica, y fue protagonista de una guerra civil que asoló Mozambique durante 16 años.

En 1992, gran parte del grupo dejó las armas y se convirtió en partido político. Sin embargo, hasta hoy no ha podido obtener la mayoría parlamentaria ni vencer al Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO) para la presidencia del país.

En 2012, un aumento de tensiones con el Gobierno llevó a Renamo a volver a la lucha armada y a refugiarse en la selva de Gorongosa, en la provincia de Sofala, donde Dhlakama esuvo refugiado desde 2015.

Entre las principales reivindicaciones de Renamo está la descentralización del poder, lo que implicaría, entre otras cosas, elecciones de gobernadores provinciales, que actualmente son designados por el presidente. Ya hubo un progreso en esta materia con la aprobación de la revisión constitucional para aplicar la propuesta de la Renamo.

En diciembre de 2017, se anunció un cese al fuego, pero la muerte del líder de Renamo coloca al país en una situación incierta, pues era el único que negociaba directamente con el presidente, Filipe Jacinto Nyusi.

El futuro del partido queda ensombrecido principalmente la falta de sucesores, consecuencia del estilo de liderazgo casi totalitario de su difunto presidente. El general Ossufo Momade, diputado nacional y actual jefe del Departamento de Defensa de Renamo, terminó asumiendo el liderazgo.

Tanto Renamo como el Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo) parecen estar dispuestos a dar continuidad al proceso de paz. Momade afirmó que la mejor forma de honrar Dhlakama será concluir las negociaciones y la descentralización del Gobierno. Asimismo, el presidente de la República de Mozambique dejó claro que todo continuará como está acordado.

El día de la muerte de Dhlakama, las reacciones fueron diversas. Se destacó el mensaje del presidente Nyusi, que aseguró haber hecho todo para prolongar la vida de Afonso Dhlakama, y que hasta pidieron ayuda a países vecinos, como Sudáfrica y Zimbabue, para un eventual viaje de Dhlakama para recibir tratamiento médico.

En su elogio fúnebre, leído el 9 de mayo, en Beira, Nyusi afirmó:

« Que quede claro que seguiré dando continuidad a todo el proceso de paz junto con el nuevo líder del partido de Dhlakama, respetando siempre el cuadro legal y constitucional. Honraremos su memoria si logramos concluir de forma responsable y ágil el diálogo político que ahora se centra en el proceso de descentralización, desmovilización y reintegración social de los militares de Renamo. »

La presencia del presidente en el funeral de Dhlakama y la realización de un funeral oficial mereció elogios de representantes de varios sectores, como el de Manuel de Araújo, miembro de la tercera mayor fuerza política de Mozambique, el Movimiento Democrático de Mozambique (MDM):

« Su discurso fue impecable, respetuoso y dignificante no solo para él como persona, sino también por la función que desempeña. Ganó Mozambique, nuestra patria común. Frente a una audiencia hostil, Nyusi supo arrancar, si la memoria no me engaña, tres momentos de aplausos, todos relativos al gran hombre y patriota que era Afonso Dhlakama. »

¿Héroe o villano?

Varias voces discrepan sobre el heroísmo de Dhlakama en un debate que aumenta por el hecho de que los actuales héroes nacionales pertenecen, casi en su totalidad, al partido gobernante, el FRELIMO.

El hecho fue destacado por la periodista y comentarista política Fátima Mimbire:

« El líder de Renamo, Afonso Dhlakama, fue héroe para unos y villano, y quizá hasta el diablo, para otros. Las razones para ser considerado una cosa o la otra son justas.

Unos lo odian porque desencadenó una guerra que mató a miles de mozambiqueños. Algunos vieron sus casas destruidas, otros a sus familiares asesinados. Inclusive yo, tuve familiares asesinados, primas violadas. Son situaciones que pasan en una guerra, donde hay suspensión de derechos. Algunos todavía conservan esas heridas y es justo. Otros les colocaron una piedra encima y entregaron a Dios el juicio de todo.

Otros aman, admiran y lo tienen como héroe, no por las armas que empuñó, sino por la capacidad que tuvo de enfrentar el sistema opresor de Frelimo. Sí, opresor. Consiguió colocar al Frelimo de rodillas muchas veces y tal vez no vivimos peor en este país por causa de esa capacidad que tuvo de desafiar al sistema. »


Juma Aiuba, influyente usuario de Facebook, refiere que Dhlakama va a quedar en los anales de la historia de Mozambique:

« Decir que la muerte de Afonso Dhlakama es un retroceso para la democracia es una gran ingratitud. Dhlakama ya sembró, regó y la planta creció. Si mañana la planta se muere, la culpa no será suya. Es ahora cuando el verdadero liderazgo de Dhlakama saldrá a flote, porque, al fin y al cabo, los verdaderos líderes se vuelven innecesarios. O sea, la obra de un gran líder se manifiesta cuando se ausenta. Esto es, la obra de un gran líder no muere con el líder. Muere el “obrero”, pero la obra queda y continúa. Muere el mensajero, pero el mensaje queda y se difunde. »

Bitone Viage, estudiante y líder de opinión en las redes sociales, concuerda con la idea de que Dhlakama merece el trono de héroe nacional:

« Dlhakama fue víctima de una historia narrada por los pseudohistoriadores.

Dlhakama fue una leyenda, los más grandes criminales fueron los que escribieron nuestra historia, los culpables por el blanqueo de los hechos como forma de salvaguardar los intereses de quien les ordenó narrar los hechos a la luz de sus intereses. Los pseudohistoriadores tergiversaron nuestra historia, y con la muerte de Dlhakama es más difícil saber quién realmente merece la condición de héroe.

La heroicidad de Dlhakama fue negada por culpa de la forma en que nuestra historia fue narrada y, como consecuencia, la definición de heroicidad acomoda los intereses de quienes fueron exaltados vencedores de una historia mal narrada. »


Countries : 

Rate this content
 
 
 
Same author:
 flecheWho are China's political prisoners? A human rights assessment, 29 years after Tiananmen
 flecheEight decades later, prejudice between Jordanians and Palestinians persist
 flecheHow English-Language Pronouns Are Taught Around the World
 flecheLe Sénat mexicain adopte un nouvel outil de censure sur Internet, au mépris de la procédure parlementaire
 flecheSouth Sudan’s ‘Divide and Conquer’ Political Approach Heightens Tribal Tensions
 flecheExpand Your Movie-Watching Horizons With These 16 Films From Around the World
 flecheLes “anti-princesses” d'Argentine arrivent en Italie
 flecheMore Than 100 Ex-Political Prisoners Win Parliament Seats in Historic Myanmar Election
 flecheIn Venezuela, 140 Characters Can Land You in Jail
 flecheFacing Sweeping Surveillance Bill, French Public Falls Between Alarm and Indifference
 fleche8 Ways Climate Change Is Already Affecting Africa
 flecheMaking the Culture and Language of Peru's Nomatsigenga People Accessible and Enduring
 flecheFor Arab Human Rights Defenders, Hacking Team Files Confirm Suspicions of State Surveillance
 flecheNetizen Report: Slovakia Says Mass Surveillance is Unconstitutional
 flecheIn Bangladesh, a Mobile App Provides a Platform Where Women Can Feel Free to Talk
 flecheAfter the Charlie Hebdo Attack, Can We Laugh About Anything?
 flecheNetanyahu's Speech to Congress Was Polarizing, to Say the Least
 flecheYoung Brazilians Are Creating Radio Jingles to Promote Sustainable Amazon Development
 flecheCastro and Obama Open New Chapter on US-Cuba Relations
 flecheRebuilding Timbuktu's Cultural Diversity, One eReader at a Time
 flecheYoung People Will Revitalize Politics, Promises This Year’s World Forum for Democracy
 flecheA Network of Indigenous Language Digital Activists in Mexico
 flecheWith Its Headwaters Dry, Brazilians Fear the Death of the ‘Old Frank’ River
 flecheThere's an Island Made of Toxic Trash Rising Out of the Sea in the Maldives
 flecheLes Marionnettes Géantes ouvrent le débat sur les questions sociales au Mozambique
 flechePacific Islanders Plan to Block the World’s Largest Coal Port With Canoes to Protest Climate Change
 flecheThailand's Military Junta Cements Its Power With ‘Undemocratic’ Interim Constitution
 flecheBangladesh Has Formaldehyde to Thank for Its Short Supply of Mangoes This Season
 flecheRussia Offers 4 Million Rubles to Crack the Tor Network
 flecheNetizen Report: Censorship and Social Media Sneakiness Abound in Southeast Asia
 flecheThis Film Is About the Remarkable Friendship Between a Buddhist and Muslim in Myanmar. So Why All the Hate?
13
SEARCH
Keywords   go
in 
Translate this page Traduire par Google Translate
Share

Share on Facebook
FACEBOOK
Partager sur Twitter
TWITTER
Share on Google+Google + Share on LinkedInLinkedIn
Partager sur MessengerMessenger Partager sur BloggerBlogger
Other items
where is published this article: