Ref. :  000041645
Date :  2018-06-05
Language :  Spanish
Home Page / The whole website
fr / es / de / po / en

Los jóvenes lideran un movimiento creciente contra los bajos salarios y el trabajo precario

Author :  Pressenza

image


Wil Chivers, Universidad de Cardiff; Helen Blakely, Universidad de Cardiff, y Steve Davies para The Conversation

Las huelgas se han llevado a cabo en los restaurantes McDonald’s y TGI Friday’s en todo el Reino Unido en los últimos meses. Estas huelgas son las primeras de su tipo en el Reino Unido, instigadas por una nueva generación de miembros sindicales que luchan por mejores salarios y condiciones de trabajo más justas.

En el Instituto de Investigación y Datos Sociales y Económicos de Gales (WISERD para abreviar), hemos seguido estas huelgas en las redes sociales y en los piquetes, para descubrir qué está impulsando este movimiento incipiente, y cómo se diferencia de aquellos que sucedieron antes.

La mayoría de los jóvenes en la fuerza laboral tienen experiencia con bajos salarios y contratos de cero horas. En TGI Friday’s, a principios de este año, se le informó al personal de las mesas, con dos días de anticipación, que el 40% de sus propinas provenientes de las tarjetas se redistribuirían entre el personal de cocina, como parte del cambio hacia un conjunto central de consejos llamado “tronc”. Escuchamos de los trabajadores en Londres que esto equivale a pérdidas salariales de alrededor de £60 por semana, o £3.000 por año.

McDonald’s también ha provocado críticas anteriormente, por el uso de contratos de cero horas. El año pasado, la compañía informó que ofrecería a 115,000 de sus trabajadores empleados de esta manera la posibilidad de cambiar a contratos de horas mínimas, aunque el 80% de los encuestados eligió permanecer en contratos flexibles. Sin embargo, los críticos han atacado estos arreglos como de explotación, y los trabajadores han respondido con una acción colectiva sostenida para luchar por mejores salarios y empleo más seguro en todo el mundo, sobre todo con la lucha por $15 en los Estados Unidos.

Construyendo un movimiento

Aunque el personal de ambas cadenas varía en edad, son las generaciones más jóvenes las que tienen mayor representación en los piquetes. Esto puede ser solo un producto de la baja edad promedio de los empleados del sector de servicios. Pero también puede indicar que los jóvenes se están inclinando cada vez más a organizarse y hacer campaña por sus derechos.

Los sindicatos están aprovechando el apetito de esta generación de trabajadores por el cambio, así como la posibilidad de que los jóvenes usuarios de las redes sociales amplíen el alcance de sus campañas.
McStrike está organizado por BakersUnion (BFAWU) mientrasque la huelga de TGI cuenta con el apoyo de Unite.

Esta es una decisión estratégica: ambos sindicatos se ofrecen mutuamente el apoyo mutuo, y juntos esperan crear un movimiento más amplio en todo el sector de servicios.

Lejos del estereotipo de la juventud apática, los jóvenes trabajadores involucrados en los piquetes son apasionados y están bien informados. Están sintonizados con la política partidista, aprecian el movimiento obrero más amplio del que se están convirtiendo y hacen discursos confiados al público a tal efecto. Hay un claro espíritu de acción colectiva: como Shen Batmaz, ex McStriker, ahora organizador de BFAWU, nos dijo: “Esto ha consistido en trabajar juntos, ayudarse unos a otros, mejorar las cosas”.

También hemos sido testigos de una continuidad cuidadosamente elaborada entre los dos ataques. Los McStrikers protestan junta a los empleados de TGI en el piquete. La solidaridad también viene de otros sectores. Los miembros de BECTU de los cines Picturehouse y los trabajadores del Intercontinental Hotels Group han estado luchando por el salario digno de Londres, y ambos tenían representantes en la huelga de TGI. Todos están decididos a construir sobre el impulso que está surgiendo.

Una nueva frontera

Las herramientas digitales, incluidas las redes sociales, a menudo son anunciadas como la clave para revitalizar los sindicatos. Inevitablemente, los jóvenes también se han involucrado con sindicatos y protestas en línea. Recolectamos 90,000 tweets durante el primer McStrike, y fuimos testigos de cómo se utilizaron las imágenes e historias de McStrikers para personalizar el ataque y generar apoyo del público en general. Los tweets de los manifestantes fueron retuiteados miles de veces, creando una red en línea que se extendió mucho más allá de los directamente involucrados.

Esta presencia en línea ha seguido acompañando las huelgas, difundiendo el mensaje de que esto no es solo un problema de McDonald’s o TGI, se aplica a cualquier persona, joven o anciana, que trabaje por un salario bajo en contratos precarios. Hasta ahora, estas huelgas han mantenido sus propias identidades en línea: “#McStrike” (adoptado de una campaña basada en Nueva Zelanda) y “#AllEyesOnTGIs” son instantáneamente pegadizas, mientras que “#FightFor15” ha ganado reconocimiento internacional.

Ya existe una fuerte sensación de que estas huelgas y el movimiento que están construyendo pueden tener éxito. Después del primer McStrike en septiembre del año pasado, McDonald’s recomendó aumentos salariales para sus 115,000 empleados, de todas las edades. Pero aún no se sabe si se transferirán al personal en franquicias, ya que las franquicias establecen sus propias tarifas de pago. Aunque estas huelgas son de pequeña escala por el momento, muestran que los jóvenes trabajadores con contratos precarios no son imposibles de organizar.

Comenzó en los EE. UU. con Fight for $15, pero la cooperación decidida entre los sindicatos que representan a los trabajadores en puestos similares ha traído esa lucha al Reino Unido. En línea y fuera de línea, los trabajadores y los sindicatos están desarrollando un modelo que puede ser replicado y ampliado en diferentes industrias y en diferentes países. Y si bien es importante celebrar las pequeñas victorias, el éxito duradero de estas campañas puede ser el hecho de que una nueva generación de jóvenes se una a los sindicatos y se lancen a la campaña por sus derechos.

Wil Chivers, Asociado de Investigación en Redes Sociales, Universidad de Cardiff; Helen Blakely, investigadora asociada de la Universidad de Cardiff y Steve Davies, profesor titular de ciencias sociales

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lee el artículo original.

Traducido del inglés por Alejandra Llano


Countries : 

Rate this content
 
 
 
SEARCH
Keywords   go
in 
Translate this page Traduire par Google Translate
Share

Share on Facebook
FACEBOOK
Partager sur Twitter
TWITTER
Share on Google+Google + Share on LinkedInLinkedIn
Partager sur MessengerMessenger Partager sur BloggerBlogger
Other items
where is published this article: