Ref. :  000041361
Date :  2017-10-18
Language :  Spanish
Home Page / The whole website
fr / es / de / po / en

Myanmar: Los crímenes de lesa humanidad generan el terror entre la población rohingya y la expulsan del país


image


© Andrew Stanbridge / Amnesty International

Más de 530.000 hombres, mujeres, niños y niñas rohingyas han huido del norte del estado de Rajine, víctimas del terror, en cuestión de semanas, en plena campaña de asesinatos, violaciones e incendios generalizados y sistemáticos dirigida contra esta población por las fuerzas de seguridad de Myanmar. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional hoy en su análisis más detallado hasta la fecha sobre la crisis en curso.

‘My World Is Finished’: Rohingya Targeted in Crimes against Humanity in Myanmar Myanmar describe cómo las fuerzas de seguridad de Myanmar están llevando a cabo una campaña sistemática, organizada y cruel de violencia contra el conjunto de la población rohingya en el norte del estado de Rajine, después de que un grupo armado rohingya atacara unos 30 puestos de seguridad el 25 de agosto.

Decenas de testigos presenciales de la violencia más grave señalaron invariablemente a unidades específicas, entre ellas el Mando Occidental del Ejército de Myanmar, la 33ª División de Infantería Ligera, y la Policía de Fronteras.

“En esta campaña orquestada, las fuerzas de seguridad de Myanmar han emprendido una brutal venganza contra toda la población rohingya del norte del estado de Rajine, en un aparente intento de expulsarla permanentemente del país. Estas atrocidades siguen alimentando la crisis de refugiados más grave vivida en la región desde hace décadas”, ha manifestado Tirana Hassan, directora de Respuesta a las Crisis de Amnistía Internacional,

“El sacar a la luz estos atroces crímenes es el primer paso en el largo camino hacia la justicia. Los responsables deben rendir cuentas; el ejército de Myanmar no puede limitarse a barrer bajo la alfombra las graves violaciones de derechos humanos cometidas anunciando otro simulacro de investigación interna. El general Min Aung Hlaing, comandante en jefe de las fuerzas armadas, debe emprender acciones inmediatas para impedir que sus tropas cometan atrocidades”.

Crímenes de lesa humanidad

Los relatos de testigos presenciales, las imágenes por satélite y las pruebas fotográficas y de vídeo reunidas por Amnistía Internacional apuntan todos ellos la misma conclusión: cientos de miles de mujeres, hombres, niños y niñas rohingyas han sido víctimas de ataques generalizados y sistemáticos que constituyen crímenes de lesa humanidad.

El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional enumera 11 tipos de actos que, cuando se cometen deliberadamente durante ese tipo de ataques, constituyen crímenes de lesa humanidad. Amnistía Internacional ha documentado constantemente al menos seis de estos actos en medio de la actual oleada de violencia en el norte del estado de Rajine: asesinato, deportación y desplazamiento forzado, tortura, violación y otro tipo de violencia sexual, persecución, y otros actos inhumanos como negar el alimento y otros suministros necesarios para la vida.

Esta conclusión se basa en testimonios de más de 120 hombres y mujeres rohingyas que han huido a Bangladesh en las últimas semanas, así como en 30 entrevistas con profesionales de la medicina, trabajadores de ayuda humanitaria, periodistas y funcionarios bangladeshíes.

Los expertos de Amnistía Internacional corroboraron los relatos de numerosos testigos sobre los delitos cometidos por las fuerzas de seguridad de Myanmar analizando los datos y las imágenes por satélite, y verificando fotografías y grabaciones de vídeo tomadas dentro del estado de Rajine. La organización también ha pedido acceso al estado de Rajine para investigar sobre el terreno los abusos, incluidos los cometidos por miembros del Ejército de Salvación Rohingya de Arakán, el grupo armado rohingya. Amnistía Internacional sigue pidiendo un acceso sin trabas a la misión de investigación de la ONU y a otros observadores independientes.

image


Refugiada rohingya que llegó de Myanmar durante la noche en barco observa el horizonte próximo ya a Bangladesh, 28 de septiembre de 2017. © Andrew Stanbridge / Amnesty International



Asesinatos y masacres

En las horas y días que siguieron a los ataques del Ejército de Salvación Rohingya de Arakán el 25 de agosto, las fuerzas de seguridad de Myanmar, en ocasiones acompañadas por grupos parapoliciales locales, rodearon poblados rohingyas en todo el norte del estado de Rajine. Cuando mujeres, hombres, niñas y niños rohingyas huían de sus casas, los soldados y los policías disparaban contra ellos: mataron o hirieron de gravedad al menos a centenares de personas.

Los supervivientes describieron cómo habían corrido hasta colinas y arrozales cercanos, donde se habían ocultado hasta que se marcharon las fuerzas de seguridad. En muchos casos, las personas ancianas o con discapacidad no pudieron huir, y fueron quemadas vivas en sus casas cuando el ejército les prendió fuego.

Este patrón se repitió en decenas de poblados de los municipios de Maungdaw, Rathedaung y Buthidaung. Sin embargo, las fuerzas de seguridad, y en particular el ejército de Myanmar, parecen haber dirigido su respuesta más letal a poblados específicos cercanos a los lugares en los que el Ejército de Salvación Rohingya de Arakán llevó a cabo sus ataques.

Amnistía Internacional documentó sucesos en cinco de esos poblados, en los que murieron al menos una docena de personas: Chein Kar Li, Koe Tan Kauk y Chut Pyin, todos ellos en el municipio de Rathedaung, e Inn Din y Min Gyi, en el municipio de Maungdaw. En Chut Pyin y Min Gyi, la cifra de muertes fue especialmente alta: allí murieron a manos de las fuerzas de seguridad de Myanmar decenas, como mínimo, de mujeres, hombres, niñas y niños rohingyas.

Amnistía Internacional entrevistó a 17 supervivientes de la masacre de Chut Pyin, seis de los cuales tenían heridas de bala. Casi todos habían perdido al menos a un miembro de su familia, y algunos habían perdido a muchos. Describieron invariablemente cómo el ejército de Myanmar, junto con la Policía de Fronteras y grupos parapoliciales, habían rodeado Chut Pyin, habían disparado contra quienes huían y luego habían quemado sistemáticamente casas y edificios rohingyas.

Fatima, de 12 años, contó a Amnistía Internacional que estaba en casa con sus padres, sus ocho hermanos y hermanas y su abuela cuando vieron llamas que se alzaban en otra parte del poblado. Según su relato, cuando salieron corriendo de la casa unos hombres de uniforme les dispararon por la espalda. Vio cómo los disparos alcanzaban a su padre y a su hermana de 10 años, y luego a ella la alcanzaron también en la parte de atrás de la pierna derecha, justo encima de la rodilla.

“Me caí, pero me vecino me levantó y me llevó en brazos”, recuerda. Tras una semana de huida, finalmente recibió tratamiento en Bangladesh. Su madre y un hermano mayor también murieron en Chut Pyin.

image


La imagen de satélite muestra la extensión de los daños del fuego provocado en el pueblo de Chut Pyin el 16 de septiembre de 2017. Imagen: © 2017 DigitalGlobe, Inc. Fuente: © 2017 Google



Amnistía Internacional envió fotografías de la herida de Fatima a un médico forense, quien dijo que coincidía con una herida de bala que “habría entrado en el muslo desde atrás”. Los profesionales de la medicina de Bangladesh han descrito cómo trataron muchas heridas que parecían haber sido causadas por disparos realizados por la espalda, y que coinciden invariablemente con las declaraciones de testigos que afirman que el ejército disparó a los rohingyas cuando trataban de huir.

En Chein Kar Li y Koe Tan Kauk, dos poblados vecinos, Amnistía Internacional documentó el mismo patrón de ataques por parte del ejército de Myanmar.

Sona Mia, de 77 años, contó que estaba en su casa en Koe Tan Kauk cuando soldados de Myanmar rodearon el poblado y abrieron fuego el 27 de agosto. Su hija de 20 años, Rayna Khatun, tenía una discapacidad que le impedía caminar o hablar. Uno de sus hijos se la subió a los hombros, y la familia se dirigió lentamente hacia la colina que bordea el poblado. Cuando oyeron que los disparos se acercaban cada vez más, decidieron que tenían que dejar a Rayna en una casa rohingya que había sido abandonada.

“No creíamos que pudiéramos conseguirlo”, recordaba Sona Mia. “Le dije que se quedara allí sentada, que volveríamos [...] Cuando llegamos a la colina, vimos la casa en la que la habíamos dejado. Estaba un poco lejos, pero podíamos verla. Los soldados estaban quemando casas, y finalmente vimos cómo quemaban esa también.”

Cuando el ejército abandonó el poblado por la tarde, los hijos de Sona Mia bajaron y encontraron el cadáver calcinado de Rayna Khatun entre los restos de la casa incendiada. Cavaron una fosa en el borde del patio de esa casa, y enterraron a su hermana allí.



Violaciones y otros actos de violencia sexual.

Amnistía Internacional entrevistó a siete rohingyas supervivientes de violencia sexual a manos de las fuerzas de seguridad de Myanmar. De ellas, cuatro mujeres y una niña de 15 años habían sido violadas, cada una en un grupo diferente en el que había entre dos y cinco mujeres y niñas más que también habían sido violadas. Las violaciones tuvieron lugar en dos poblados que la organización había investigado: Min Gyi, en el municipio de Maungdaw, y Kyun Pauk, en el municipio de Buthidaung.

Tal como ya habían documentado anteriormente Human Rights Watch y The Guardian, después de entrar en Min Gyi (conocido localmente como Tula Toli) la mañana del 30 de agosto, los soldados de Myanmar persiguieron a los rohingyas que huían hacia el río, y luego separaron a los hombres y los niños más mayores de las mujeres y los niños más pequeños.

Tras abrir fuego contra al menos decenas de hombres y niños más mayores y ejecutarlos, al igual que a algunas mujeres y niños más pequeños, los soldados llevaron a las mujeres en grupos a casas cercanas donde las violaron, antes de prender fuego a esas casas y a otras partes rohingyas del poblado.

S.K., de 30 años, contó a Amnistía Internacional que, después de presenciar las ejecuciones, los llevaron a ella y a muchas otras mujeres, además de a niños y niñas de más corta edad, a una zanja, donde las obligaron a permanecer de pie sumergidas en agua hasta las rodillas:

“Llevaron a las mujeres en grupos a distintas casas [...] Éramos cinco [mujeres], a las que nos llevaron cuatro soldados [con uniformes militares]. Nos quitaron el dinero y nuestras pertenencias y luego nos golpearon con un palo de madera. Mis hijos estaban conmigo. También los golpearon. A Shafi, mi hijo de dos años, le golpearon con fuerza con un palo de madera. Un golpe, y estaba muerto [...] Mataron a tres de mis hijos. También a Mohamed Osman (de 10 años) [y] a Mohamed Saddiq (de 5). Otras mujeres [en la casa] también tenían [con ellas] hijos a los que mataron.”

“A todas las mujeres las desnudaron [...] [Los soldados] llevaban palos de madera muy fuertes. Primero nos golpearon en la cabeza, para debilitarnos. Luego nos golpearon [en la vagina] con los palos de madera. Después nos violaron. Un soldado diferente para cada una.”

Tras violar a mujeres y niñas, los soldados prendieron fuego a las casas, y mataron a muchas de las víctimas que estaban dentro.

Incendios deliberados y organizados de poblados

El 3 de octubre, el Programa sobre Aplicaciones Operacionales de Satélite de la ONU (UNOSAT) informó de que había identificado 20,7 kilómetros cuadrados de edificios destruidos por el fuego en los municipios de Maungdaw y Buthidaung desde el 25 de agosto. Es posible que esa cifra sea incluso inferior a la escala general de destrucción e incendios, ya que las densas nubes afectaban a lo que los satélites podían detectar.

El propio examen llevado a cabo por Amnistía Internacional sobre los datos de incendios proporcionados por sensores remotos por satélite indica al menos 156 grandes incendios en el norte del estado de Rajine desde el 25 de agosto, y de nuevo es probable que esa cifra sea más alta. En los años anteriores no se detectaron incendios durante ese mismo periodo, que además es la temporada de monzones, lo que indica seriamente que los incendios han sido intencionados.

Las imágenes por satélite tomadas antes y después ilustran claramente lo que los testigos contaron invariablemente a Amnistía Internacional: que las fuerzas de seguridad de Myanmar sólo quemaban poblados o zonas rohingyas. Por ejemplo, las imágenes por satélite de Inn Din y Min Gyi mostraban amplias franjas de estructuras arrasadas por el fuego que estaban prácticamente pegadas a zonas que se encontraban intactas. Los rasgos característicos de las zonas intactas, combinados con los relatos de los residentes rohingyas respecto a en qué lugares de esos poblados vivían ellos y otras comunidades étnicas, indican que las únicas zonas arrasadas eran rohingyas.

Amnistía Internacional ha señalado un patrón similar en al menos una docena de poblados más en los que los rohingyas vivían muy cerca de personas de otras etnias.

“Dadas sus continuas negativas, es posible que las autoridades de Myanmar hayan pensado que podían salir literalmente impunes de los asesinatos masivos. Pero la tecnología moderna, unida a una rigurosa investigación sobre derechos humanos, ha inclinado la balanza en su contra”, ha manifestado Tirana Hassan.

“Es hora de que la comunidad internacional vaya más allá de la indignación pública y tome medidas para poner fin a la campaña de violencia que ha expulsado de Myanmar a más de la mitad de la población rohingya. Mediante la interrupción de la cooperación militar y la imposición de embargos de armas y de sanciones específicas a las personas responsables de los abusos, hay que transmitir un mensaje que indique claramente que los crímenes de lesa humanidad cometidos por el ejército en el estado de Rajine no se tolerarán.”

“La comunidad internacional debe garantizar que la campaña de limpieza étnica no alcanza su meta ilegal y censurable. Para ello, debe combinar dos actuaciones: por un lado, fomentar y apoyar a Bangladesh para que proporcione condiciones adecuadas y asilo seguro a las personas refugiadas rohingyas; y por otro, garantizar que Myanmar respeta el derecho humano de estas personas a regresar a su país de manera segura, voluntaria y digna, e insistir en que se pone fin, de una vez por todas, a la discriminación sistemática contra los rohingyas y a otras causas fundamentales de la crisis actual.”

image


https://carto.com/attribution/

Countries : 
- Burma   

Rate this content
 
 
 
Same author:
 flecheTurkey: Almost 130,000 purged public sector workers still awaiting justice 
 flecheUN: Decisive action needed to ban killer robots - before it’s too late
 flecheL’inefficacité de la peine de mort contre la corruption
 flecheEU: States push to relax rules on exporting surveillance technology to human rights abusers
 flecheHonduras. Les personnes arrêtées durant les manifestations post-électorales ne bénéficient pas des garanties d'une procédure légale
 flecheCameroon: Anglophone regions gripped by deadly violence
 flecheAustralia: Healthcare rollbacks put refugee lives and health at risk
 flecheQuand l'Iran cache ses crimes
 flecheThe abuse of solitary confinement in Egypt’s prisons
 flecheWe run the world - 8 kick-ass women standing up for our rights
 flecheNigeria: Amnesty activists uncover serious negligence by oil giants Shell and Eni
 flecheSyria’s Eastern Ghouta: They Fight for Life. We Fight for Them.
 flecheUSA: Return to bigoted anti-Muslim travel ban would cause immeasurable harm
 flecheLe commerce des armes
 flecheThe Death penalty in 2016: Facts and figures
 flecheAmnesty International Report 2016/17. The state of the world's human rights
 fleche‘Politics of demonization’ breeding division and fear
 flecheSyria: Secret campaign of mass hangings and extermination at Saydnaya Prison
 flecheDangerously disproportionate:
The ever-expanding national security state in Europe

 flecheThe point of no return: The human rights of indigenous peoples in Canada threatened by the site C dam
 flecheRefugees Welcome Survey 2016 - The Results
 flecheDeath sentences and executions in 2015
 flecheLa peine de mort dans le monde
 flecheQatar: Abuse of World Cup workers exposed
 flecheConnection Denied: Restrictions on Mobile Phones and Outside Information in North Korea
 flecheAmnesty International report 2015-2016
 flecheAmnesty International Annual Report 2015/2016 (summary report)
 flecheIran : grandir dans le couloir de la mort
 flecheTaking stock : The arming of Islamic State
 flecheLes enfants qui travaillent pour nos smartphones
 flecheLes femmes réfugiées risquent agressions, exploitation et harcèlement sexuel lors de leur traversée de l’Europe
 flecheMexico: Gross incompetence and inertia fuel disappearances epidemic
 flecheGuantanamo : symbole de l’impunité américaine
 flecheFrance: New law threatens to make emergency measures the new norm
 flecheIrak. Des décennies de commerce irresponsable des armes alimentent les atrocités de l'État islamique
 flecheRefugees endangered and dying due to EU reliance on fences and gatekeepers
 flecheAngola. La répression des droits humains éclipse la commémoration de l’indépendance
 flecheTurkmenistan: Thousands evicted ahead of Asian Martial Arts and Indoor Games
 flecheNiger Delta: Shell’s manifestly false claims about oil pollution exposed, again
 fleche"We had nowhere else to go": Forced displacement and demolitions in northern Syria
 flecheCatastrophic moral failure as rich countries leave millions of refugees to cruel and uncertain fates
 flecheSolving the world's refugee crisis
 flecheCuba at a human rights crossroads as Pope Francis prepares to visit the country
 flecheYemen: Bloody trail of civilian death and destruction paved with evidence of war crimes
 flecheTime for the world to protect and value its young human rights defenders
 flecheIran’s ‘staggering’ execution spree: nearly 700 put to death in just over six months
 flecheGlobal arms control treaty at risk of becoming a damp squib
 fleche3 reasons why the Mediterranean death toll has dropped dramatically
 flecheGreece: Humanitarian crisis mounts as refugee support system pushed to breaking point
 fleche7 ways the world has changed thanks to Edward Snowden
 flecheTwo years after Snowden governments resist calls to end mass surveillance
 fleche'Mandela Rules' on prisoner treatment adopted in landmark revision of UN standards
 flecheLampedusa: L'Isola Bella's shadow of death
 flecheBahrain: Hopes of reform crushed amid chilling crackdown on dissent
 flecheAfghanistan: Their lives on the line: Women human rights defenders under attack in Afghanistan: Executive Summary
 flecheDeath penalty 2014: Alarming rise in death sentences as governments resorted to capital punishment to combat crime and terrorism
 flecheGlobal opposition to USA big brother mass surveillance
 flecheNigeria: Satellite images show horrific scale of Boko Haram attack on Baga
 flecheAmericas: Violence on the rise against those defending human rights
 flecheChina: Activist faces « subversion » charge for supporting Hong Kong protests
 flecheIsraeli forces displayed ‘callous indifference’ in deadly attacks on family homes in Gaza
 flecheFlowers for Anna – Russia’s offensive on media and the truth
 flecheThe death toll in the Mediterranean rises
while Europe looks the other way

 flecheMediterranean migrant boat shipwrecks highlight need for EU action
 flecheMexico: Shocking rise in reports of torture and ill-treatment as authorities turn a blind eye

 flecheAfghanistan: Urgent inquiry needed after new US airstrike increases civilian death toll

 flecheGruesome evidence of ethnic cleansing in northern Iraq as Islamic State moves to wipe out minorities
 flecheChina: Death row inmate freed after six years of trials and appeals

 flecheMali: Children paying a high price in ongoing conflict
 fleche“They use a strategy of fear” Protecting the right to protest in Brazil
 flecheSenegal: Human rights of communities trampled in 'Gold Rush'
 flecheQ&A: The Central African Republic’s human rights crisis
 flecheReport 2013: World increasingly dangerous for refugees and migrants
 flecheArms control and human rights
 flecheGlobal campaign targets rape in conflict zones
 flecheChina: Rise in forced evictions fuelling discontent
 flecheForum urbain mondial : les dirigeants doivent mettre fin aux expulsions forcées
 flecheThe state of the world's human rights
 flecheA compromised future: Children recruited by armed forces and groups in eastern Chad
 flecheDeath sentences and executions 2011
 flecheLes oubliés du Forum mondial de l'eau
 flecheFrance: urgence dans la lutte contre les violences faites aux femmes
 flecheThe state of the world's human rights
 flecheMoyen-Orient et Afrique du Nord : actualité en 2011 et 2012
 flecheMortalité maternelle : une femme meurt chaque minute…
 flecheReport 2011: Amnesty International at 50 says historic change on knife-edge
 flecheDeath penalty in 2010: Executing countries left isolated after decade of progress
 flecheReport 2010: Global justice gap condemns millions to abuse
 flecheDeath penalty report for 2009 : China must end secrecy surrounding sentences and executions
 flecheComment: The call from the Swiss minaret
 flecheWomen, violence and poverty - breaking out of the gender trap
 flecheUN vote on Goldstone report a defining step for accountability
 flecheWorld's biggest arms traders promise global arms treaty
 flecheIsrael rations Palestinians to trickle of water
 flecheThe Unheard Truth: World leaders must change debate on poverty and human rights
 flecheGovernments sign up to defend economic, social and cultural rights
 flecheEconomic crisis reveals deeper human rights problems
 flecheSummit of the Americas fails to address human rights
 flecheCruel, discriminatory, unfair and degrading – the death penalty in 2008
 fleche"Fuelling conflict: Foreign arms supplies to Israel/Gaza"
 flecheUN review must deliver on human rights
 fleche60th Anniversary of Universal Declaration of Human Rights: Time to Deliver
 flechePresident-elect Obama: 100 days to demonstrate commitment to human rights
 flecheHuman rights violations in cities around the world
 flecheArms Trade Treaty could fail without human rights
 flecheThe State of the World's Human Rights 2008
 flecheSixty years of human rights failure – governments must apologize and act now
 flecheSecrecy surrounds death penalty
 flecheSecrecy surrounds death penalty
 flecheUN examines human rights in member countries
 flecheWhat human rights legacy for the Beijing Olympics?
 flecheGovernments must take action to end violence against schoolgirls
 flecheRwanda abolishes death penalty
 flechePeople’s Republic of China: The Olympics countdown – one year left to fulfil human rights promises
 flecheReport 2007: Politics of fear creating a dangerously divided world
 flecheChina: The human cost of an economic ‘miracle’
 flecheChina: the human cost of the economic "miracle"
 flecheSchluss mit Guantánamo!
 flecheEU muss Führung in der internationalen Menschenrechtspolitik übernehmen
 fleche"Bosnie-Herzégovine: Les Roms et le droit à l'éducation"
 flecheIraq: Amnesty International deplores death sentences in Saddam Hussein trial
 flecheRecognition of the Human Rights of the World’s Indigenous Peoples is Long Overdue
 flecheAmnesty International launches global campaign against internet repression
 flecheSoudan : Protéger les civils du Darfour
 flecheInternational Criminal Court: New strength in the fight against impunity
 flecheAmnesty International Report 2006
 flecheDeath Penalty: 20,000 on death row across the world
 flecheGuantánamo Bay - a human rights scandal
 flecheReject Attempts to Legitimize No-Torture Promises
 flecheNigeria: Claiming rights and resources Injustice, oil and violence in Nigeria
 flecheCôte d'Ivoire - Un avenir lourd de menaces
 flecheThe International Day of the World’s Indigenous People: Dispossessed and in Danger - Time to make the rights of indigenous peoples a reality
 flecheUN reform: Comments and recommendations on second Draft Outcome Document for September summit
 flecheMorocco/Western Sahara: Justice must begin with torture inquiries
 flecheMyanmar: Arrests of political activists increase as Aung San Suu Kyi turns 60 under house arrest
 flecheLe coût humain de la «forteresse Europe» : des demandeurs d’asile détenus et expulsés au mépris des règles d'équité
 flecheNepal: A human rights crisis fuelled by irresponsible arms exports
 flecheUzbekistan: Only an independent investigation will reveal the truth of recent violence
 flecheReport 2005: A dangerous new agenda
 flecheUzbekistan: New clampdown fears as independent investigation urged

 flecheAmnesty International and Anti-Slavery International call on European States to Ratify the Council of Europe Convention against Trafficking
 flecheEurope: Migrant workers denied fundamental rights
 flecheUSA: New Amnesty International report on USA’s "war on terror" detentions
 flechePress Freedom Day: Human rights in the Blogosphere
 flecheLes Roms sous les feux des projecteurs européens
 flecheAmnesty International's Views on the Proposals for Reform of the UN's human rights machinery
 flecheCuba: 71 prisoners of conscience continue to be imprisoned for expressing their ideas
 flecheNew report from the Stop Violence Against Women campaign and the Control Arms campaign: Amnesty International, Oxfam and IANSA
 flecheBeijing +10: No rollback on rights
 flecheWorld Social Forum: Building solidarity
 flecheChina: Horrific New Year
 flecheSudan: Those responsible for indiscriminate Port Sudan killings must be brought to justice
 flecheCouncil of Europe: Recommendations for better protection of trafficked persons
 flecheSudan: North-South peace deal leaves future of human rights uncertain
 flecheIran: Women are terrorized
 flecheSudan: Time running out for two million affected in Darfur
 flecheSudan crisis
 flecheWomen's lives and bodies -- unrecognized casualties of war
 flecheCouncil of Europe: One more chance to enhance the protection of human rights of trafficked persons
 flecheArming the perpetrators of grave abuses in Darfur
 flecheSudan: New report shames countries and companies cashing in on slaughter by selling arms
 flecheAlbania: Disability and the right to marry
 flecheCumbre Unión Europea-Rusia: Amnestía Internacional publica testimonios de la cerciente persecución que sufren los defensores de los derechos humanos en Chechenia
 flecheCEDAW: Women's undeniable right for protection
 flecheViolences sexuelles : un urgent besoin de réponses adéquates
 flecheUSA: Call to presidential candidates to commit to ending torture
 flecheUSA: New report on 'war on terror' calls for Bush and Kerry to tackle 'made in America' torture
 flecheAfrica Human Rights Day
 flecheColombia: "Scarred bodies, hidden crimes": Sexual Violence against women in the armed conflict
 flecheColombia: Women's bodies used as a battleground
 flecheLas exportaciones de armas de la UE amenazan la seguridad mundial
 flecheHuman Rights Must Begin at Home: Amnesty International's Recommendations to the Irish EU Presidency
 flecheDeath Penalty: Cases and developments 2003
 flecheAmnesty International, Oxfam, IANSA Control Arms Campaign Media Briefing: key facts and figures
 flecheAfghanistan: No justice and security for women
 flecheIraq: The rights of Iraqi people must not be sidelined on the altar of political agendas
 flecheNigeria: Amina Lawal's death sentence quashed at last
 flecheYemen: United against rights
 flecheWorld Social Forum: All human rights for all, to make another world possible
 flecheForum économique mondial et Forum social mondial
13
SEARCH
Keywords   go
in 
Translate this page Traduire par Google Translate
Share

Share on Facebook
FACEBOOK
Partager sur Twitter
TWITTER
Share on Google+Google + Share on LinkedInLinkedIn
Partager sur MessengerMessenger Partager sur BloggerBlogger
Other items
where is published this article: