Ref. :  000037442
Date :  2014-09-10
Language :  Spanish
Home Page / The whole website
fr / es / de / po / en

CostaRica, apoyarse en el pueblo

Author :  ALAINET


En un material que escribimos junto a nuestra compañera Laura Pérez Echeverría y que aún no hemos publicado, comenzábamos diciendo lo siguiente:

"Una de las mayores carencias de nuestro movimiento social y político, y probablemente el de algunos otros países de América Latina, es la ausencia de un debate permanente sobre la realidad nacional. Es justo recordar que, hace ya muchos años, al comienzo de los años 70, un notable intelectual y pensador costarricense, hoy desaparecido y con quien mantuvimos notables diferencias, Rodolfo Cerdas Cruz, llamaba insistentemente al conocimiento y discusión sobre la realidad nacional. Aún no hemos avanzado lo suficiente en ese terreno. La tarea sigue pendiente. Si logramos impulsar la discusión, con profundidad y tolerancia, entre todos los interesados en los cambios sociales de Costa Rica y sobre todo, sobre las vías y los procedimientos para la realización de esa ímproba tarea que constituye la derrota del neoliberalismo y la continuación del proyecto social nacional, con seguridad alcanzaremos éxitos" .

No cabe ninguna duda de que los pueblos, aún pequeños y con un escaso desarrollo, como es el caso de Costa Rica, acumulan reservas éticas y morales que son el resultado de su quehacer y, sobre todo, de sus luchas y sus conquistas sociales.

Siempre se repite que los pueblos tienen una memoria corta, pero no estamos de acuerdo. Hay momentos y circunstancias en que afloran a la superficie las experiencias de lucha, la conciencia acumulada en las batallas cívicas y en esos momentos, los pueblos parecen recordar hasta en sus menores detalles, el empuje y la determinación que puso en esos combates.

Cualquier ciudadano medianamente informado sabe que sólo existe una manera de producir riqueza y crear bienestar: trabajando mucho y distribuyendo mejor. En Costa Rica, tal como lo han señalado importantes estudios realizados por especialistas o expresado con insistencia en los materiales del "Estado de la Nación", la producción crece lentamente y la riqueza producida se acumula en muy pocas manos. En esas condiciones y en el corto plazo, solo existe un modo de hacerle frente a las crecientes necesidades de la población tales como vivienda, salud y educación, que se han considerado siempre como las urgencias vitales inmediatas de las grandes mayorías sociales. Es posible, si se logra trasladar una parte de la riqueza producida y de las ganancias del capital, a la solución de esas urgencias.

Pero cada pueblo debe resolver estos problemas apoyado en sus características nacionales y sus particularidades históricas. Por eso no constituye en absoluto una apreciación chovinista hacer acopio de las experiencias del proceso de desarrollo nacional de Costa Rica y hacer énfasis en los aspectos positivos que ese desarrollo ha tenido. Cada pueblo, en su corta o larga historia, exhibe sus particularidades, hace aparecer la evolución y las condiciones en que han forjado su identidad, no como una vitrina para exhibirlos sino para aprender, repetidamente, de ellos.

Una incorrecta valoración de las particularidades propias de cada pueblo, imposibilitan a los luchadores sociales y a todos los que se proponen construir una sociedad mejor, para saber cómo y de qué manera proceder.

Porque una nueva sociedad no se decreta, por capaces y respetables que sean sus proponentes o dirigentes sociales. Y ésa es, precisamente, la característica fundamental de una Revolución Social, que pone en tensión toda la potencia constructora de un pueblo, el que en difíciles y prolongadas jornadas, transforma y aprende, aprende y transforma, hasta dotar el proceso social de la madurez y la fuerza necesarias para que esos cambios se preserven y se mejoren.

Por eso los cambios sociales y las revoluciones sociales, no pueden simplemente decretarse. Las leyes o los decretos que definen propósitos transformadores, son una parte, sin duda decisiva, de la movilización y la conciencia de los pueblos que conduce hasta ellos. Un gobierno, por amplias y nobles que sean sus intenciones, no podría decir, por ejemplo:

"decretamos que ha finalizado el período neoliberal en Costa Rica, y que de ahora en adelante, damos por recuperado el proyecto nacional…"

Es obvio que los procesos sociales no se pueden decretar. Incluso una Revolución Social, está sujeta a los plazos en que maduran y se confirman en la conciencia de los pueblos, sus grandes determinaciones. El neoliberalismo, por ejemplo, no dejará de existir porque lo diga una ley o una Constitución. Porque el neoliberalismo se ha convertido en deformación sistémica, en una suspensión y modificación radical de la evolución económica de muchos de nuestros países.

No significa, de ninguna manera, que en nuestros pueblos prevaleciera una economía al servicio directo de los intereses nacionales y colectivos ni que hubiésemos derrotado los profundos lazos de dependencia y supeditación a las economías y las políticas imperiales. Simplemente, el neoliberalismo ha intentado borrar de un plumazo, todos los rasgos propios de una economía y un Estado nacional independiente.

Desde comienzos de los años 80 hasta la fecha, el neoliberalismo echó profundas raíces en toda la estructura social, económica y política de Costa Rica. De tal suerte que desarraigarlo, requiere de un proceso que involucre, literalmente, todas las fuerzas vivas de la nacionalidad costarricense. Lo que sí es posible hacer es programar , aún con grandes riesgos, es cómo y con cuáles decisiones centrales harán posible la iniciación de ese proceso de recuperación nacional.

Aquí entra en juego un elemento decisivo. Se trata de la unidad política de todas las clases y las fuerzas sociales, interesadas en participar como actoras, en las tareas que implican esa recuperación.

Por "recuperación nacional" entendemos, en primer lugar, la devolución a manos del pueblo costarricense de su irrestricta capacidad para decidir por sí mismo, cómo y de qué manera, es posible construir una democracia avanzada donde el bienestar de las grandes mayorías y nuestra capacidad para tomar las decisiones cardinales, se fortalezcan día a día.

En la historia nacional costarricense, hay un hecho particular que está presente casi desde el momento mismo en que proclamamos nuestra independencia y nos constituimos como un Estado Nacional y Soberano. Se trata de un espíritu abierto a los cambios, sin temor a las transformaciones democráticas y favorable a la ejecución de importantes reformas políticas y sociales.

Junto a esta voluntad reformista y como un hecho singular y aparentemente contradictorio, nos manifestábamos en muchos aspectos como un pueblo conservador, reacio a aceptar con facilidad, fórmulas políticas o cambios que parecieran inspirados por otras realidades.

Pero ocurrió lo inevitable. El sistema capitalista local sufrío de manera directa las consecuencias irrefrenables de la expansión del gran capital metropolitano, principalmente estadounidense, cuyos efectos fueron más y más notorios conforme se desarrollaba la fase imperial del capitalismo desarrollado. Esas consecuencias, con distintas facetas, métodos o instrumentos, las sufrimos hasta el día de hoy.

Conforme la oligarquía fue adquiriendo más y más poder, conforme el poder político y el poder económico establecieron una alianza poderosa, a la que se sumó la fuerza ideológica de los grandes medios de comunicación, ese espíritu conservador se convirtió en un arma de las clases privilegiadas para detener, sobre todo, el espíritu de solidaridad latinoamericana y la búsqueda local por profundizar las reformas ya realizadas.

Esta característica adquirió una mayor relevancia durante el período de la Guerra Fría. El comunismo y el socialismo fueron objeto de la ofensiva ideológica más descomunal de la historia pero es necesario preguntarse ¿por qué se les combatía con tanta saña y encono? Porque en la mayor parte de los países del mundo y principalmente en América Latina, las fuerzas progresistas y de izquierda eran objeto de una persecución implacable?

Esa persecución no era simplemente una confrontación periodística o literaria, sino que en algunos países, como en Guatemala, El Salvador, Argentina o Brasil, por citar sólo cuatro casos, constituía una verdadera actividad de exterminio. Tanto los comunistas, los socialistas, los cristianos comprometidos, los dirigentes sociales, intelectuales, campesinos o dirigentes juveniles, eran objeto de una vigilancia constante y luego capturados en una acción policial que generalmente terminaba con la prisión, la desaparición y la muerte. Entonces repetimos la pregunta ¿Por qué ese encono? La respuesta es extremadamente simple. Porque la lucha de las fuerzas progresistas podría implicar la derrota política y económica de las clases oligárquicas y de los grandes monopolios principalmente norteamericanos. Estas fuerzas, bajo el amparo de las dictaduras o regímenes de apariencia democrática, habían acumulado casi desde la Independencia, cantidades incalculables de riquezas.

No se trataba tanto de una confrontación ideológica o filosófica. Es que simplemente las fuerzas progresistas atentaban contra los intereses de los grandes monopolios y sus aliados internos. Y como resultaba absolutamente lógico, exhibir los errores y las aberraciones del llamado "socialismo real", muchos de los cuales serán absolutamente reales, era sólo un pretexto de naturaleza propagandística y publicitaria. Aun así, y sin renegar de sus convicciones, Manuel Mora y sus compañeros, continuaron con la tarea de adaptar sus convicciones ideológicas y programas partidarios, a las más urgentes necesidades del país.

Los socialistas que proveníamos del Partido Socialista Costarricense, fundado como movimiento en 1970, trabajamos también intensamente, muchas veces en alianza directa con los compañeros de Vanguardia Popular, en el desarrollo de tareas sociales y políticas. También incursionamos en las luchas campesinas y fuimos responsables de una buena parte de la colonización de las reservas de Chambacú, en la zona norte. La culminación de aquellos esfuerzos unitarios, fue la fundación de la coalición electoral Pueblo Unido en 1977, que participó, con relativo éxito, en las elecciones de 1978 y 1982.

Aún en condiciones particularmente adversas, el pueblo costarricense no dejó nunca de escuchar la voz de los luchadores y los conductores sociales, que lo llamaban a defender los intereses de las grandes mayorías. En estos días, cuando el tema de la ética ha retornado con particular fuerza, en gran medida gracias al empeño de los fundadores del PAC, es justo recordar que ese fue un tema recurrente y el empeño constante de los partidos de la izquierda nacional, lo que quedó plasmado, de manera indeleble, en los periódicos partidarios.

Hemos pensado, que esta particularidad ideológica de una gran parte de la población costarricense, incluidos los trabajadores urbanos, los pequeños y medianos agricultores y las clases medias, de combinar un espíritu sumamente progresista por un lado y cierto conservadurismo ideológico por el otro, le dieron un singular aporte y potencia, como contingente electoral, intelectual y político, al Partido Liberación Nacional que representó con gran habilidad, las características ideológicas y los intereses inmediatos de estos sectores sociales cobijados bajo la denominación común de "pequeña burguesía". El Dr. Arnoldo Mora nos explicaba magistralmente, no hace mucho tiempo, que el movimiento armado emprendido por José Figueres en el año 48, no habría tenido éxito si no hubiese atraído a esas clases sociales, es decir, a los campesinos y agricultores, a los pequeños y medianos propietarios y muchos profesionales de la región central del país.

De todos modos, no deseamos ser mal interpretados. A las grandes mayorías de los trabajadores manuales e intelectuales, junto a los campesinos, a no pocos representantes de las clases medias e incluso un sector muy importante del empresariado nacional, sólo puede representarlos legítimamente, una fuerza política realmente transformadora, que con espíritu ecuménico y pluralista, sea la heredera de las grandes corrientes progresistas de la historia nacional y latinoamericana.

Ahora que se inicia un nuevo gobierno, el que ha declarado su determinación de romper definitivamente con las deformaciones y las malas prácticas políticas y éticas instauradas sobre todo en la última etapa del Partido Liberación Nacional, es legítimo preguntarse:

¿Es acaso posible comenzar a resolver con seriedad y en el corto y mediano plazo, la crisis económica y social por la que atraviesa nuestro pequeño país?

¿Es posible retomar el proceso continuo de reformas sociales que, como dijimos, fueron posibles en Costa Rica casi a partir de su Independencia, hasta que se vieron detenidas violentamente con la instauración del proceso neoliberal, iniciado bajo la égida de Ronald Reagan, a partir del gobierno de don Luis Alberto Monge con las salvedades que es necesario señalar?

¿Es posible edificar un sistema social que haga posible terminar con la pobreza, que garantice un creciente bienestar de la población, que avance hacia la conquista de la soberanía alimentaria, junto a una adecuada distribución de la riqueza?

Es posible, contestamos nosotros, aunque no es fácil. Las clases acaudaladas y las grandes corporaciones han acumulado, a expensas del pueblo de Costa Rica, sumas enormes de beneficios monetarios y políticos, merced a mecanismos locales y externos, sólidamente instaurados en los procesos productivos y mercantiles.

Estos sectores lograron imponer la infausta tesis de que entre más riqueza acaparen los ricos, mayor será su capacidad de inversión y por ende, a mayor inversión más empleo y más riqueza. En síntesis: una sociedad sólo puede ser rica si los ricos son cada vez más ricos; el resto viene por añadidura. Fue el economista inglés Keynes, durante la crisis del 29 si mal no recordamos, el que demolió esta tesis y propuso en cambio, que los ricos pagarán más impuestos y que al mismo tiempo, el Estado gastara más, creara miles de empleos y así despertara al propio capitalismo del letargo de la crisis.

Y aunque muchos no lo crean, todavía a estas alturas de la historia, en estas primeras dos décadas del siglo XXI, los grupos y las fuerzas políticas de extrema derecha en los Estados Unidos, y también en Costa Rica, mantienen en pie su empeño por evitar que les aumenten los impuestos a las grandes fortunas.

En verdad no hay mucho donde inventar. Si el gobierno desea comenzar a resolver los agudos problemas del déficit e incluso de la deuda, sólo tiene un camino de tres vías.

1- La primera de ellas es llegar a un acuerdo consistente con las clases acaudaladas y con el sector financiero en primerísimo lugar, que le permita recuperar recursos monetarios crecientes provenientes del pequeño grupo de la población que se deja un enorme porcentaje del PIB y que de inmediato, proceda a examinar y enmendar, los gigantescos privilegios de las corporaciones transnacionales. No se trata de espantar las inversiones ni desestimular las que ya existen, sobre todo si generan empleos y representan intereses nacionales. Se trata de evitar que esa brecha de desigualdad creciente se profundice, como ocurre ahora y se comience a revertir ese proceso. Pero el resultado material no puede ser otro que incrementar significativamente la capacidad y el volumen de la recaudación fiscal.

2- La segunda vía, posee una denominación reconocida pero que se ha quedado en las palabras; se llama soberanía alimentaria. Esta soberanía, que es un ingrediente esencial de la soberanía política, parte del reconocimiento de que los agricultores pequeños, medianos y muchos de los grandes, más que una clase social, son la fuerza económica y social constitutiva de la nacionalidad costarricense. Este esfuerzo por recuperar a los agricultores como una de las fuerzas motrices del desarrollo nacional, requiere la movilización integral de la institucionalidad política, financiera y de servicios, cuya meta no puede ser otra que dar un salto en la producción alimentaria, en los beneficios económicos de los agricultores y en el grado real de su participación en las grandes decisiones políticas del país.

3- La tercera vía, como manifestación del poder del Estado, consiste en impulsar grandes proyectos productivos y de servicios nacionales, cuyos mejores antecedentes, pero que deben ser retomados y actualizados, son el Sistema Ferroviario, hoy prácticamente desmantelado; el Consejo Nacional de Producción, CNP, en proceso de liquidación y destrucción sistemática; el Sistema de Servicios Aeroportuarios, inicuamente entregado a intereses foráneos; el Instituto Costarricense de Electricidad, ICE; Acueductos y Alcantarillados, AyA; RECOPE y el propio Sistema Municipal, que puede ser considerado como una gran empresa nacional productiva y de servicios, en manos de las comunidades de toda la nación.

Las nuevas empresas, con énfasis en construcción, pesca y explotación marina e industrialización de productos locales, tendrían sobrada capacidad para aprovechar abundantes recursos, marítimos y terrestres. Para que no se diga que proponemos aumentar desmedidamente el tamaño del Estado, estas nuevas empresas podrían, sin dificultad alguna, involucrar en condición de socios a pequeños, medianos o grandes empresarios nacionales, junto a las organizaciones sociales y cooperativas. Al mismo tiempo, debe examinarse con lupa ese collar de acero que nos tiene puesto, como una carlanca, el llamado Libre Comercio y cuyo saldo espantoso es un insoportable déficit comercial. La tesis de la promoción de las exportaciones llevada hasta sus últimos extremos, ha sido en muchas ocasiones una maquinaria de trituración del empresariado nacional y sobre todo, del que produce para el mercado interno.

Debemos tener en cuenta que esta crisis que padecemos, producto del desmantelamiento institucional, es una herencia económica y política de los gobiernos anteriores. Pero es decenas de veces más dañina que las pillerías de algunos malvivientes que se han enriquecido con la corrupción y el manejo inescrupuloso del aparato del Estado. De modo que hablamos de ÉTICA. Y lo expresamos así, porque algunas veces se piensa que el intercambio desigual, algunos TLC y la falta de rigor en el reparto de la riqueza social, no tienen nada que ver con la ética y la moral. Existen, naturalmente, la ética y la moral personales, pero están también la ética social y política, como principios que defienden los valores nacionales, los deberes de los gobernantes y los derechos de los pueblos, frente a la irrefrenable codicia del capitalismo desbocado de nuestro tiempo.

Pero no debemos olvidar que iniciamos esta reflexión cuando decidimos hablar de la conciencia de los pueblos. Por eso debemos echar la mirada para ver lo que ocurrió a mediados del siglo pasado.

Durante los años 1940 hasta bien entrados los años 60, se produjeron en nuestro pequeño país, las conquistas sociales más importantes de su historia. Fue en este período, cuando pasamos de ser un "Estado de Derecho", tal como había sido edificado por los viejos liberales durante el siglo XIX, a un "Estado Social de Derecho" gracias al capítulo Constitucional de las Garantías Sociales y el Código de Trabajo principalmente y luego a un "Estado Social de Derecho y de Servicio Público". Fue la obra de nuestros grandes reformadores: Rafael Ángel Calderón Guardia, Monseñor Víctor Sanabria Martínez, Manuel Mora Valverde y José Figueres Ferrer.

Éstas conquistas que todos reconocemos y admiramos, conservan íntegro su valor social transformador y humanista. Aunque hubo sangre e innumerables sacrificios de por medio, aquellos constructores y dirigentes visionarios, nos ahorraron por muchísimos años, dolores y enfrentamientos aún mayores. El pueblo costarricense comprendió que todos los actores involucrados, los mencionados y otros eminentes ciudadanos como el padre Volio, Rodrigo Facio, Carlos Luis Fallas o Carmen Lira, Luisa González, Alberto Martén, Luis Barahona, Luis Demetrio Tinoco, Arnoldo Ferreto, Jaime Cerdas, Montero Vega, Isaías Marchena y muchos otros, fueron parte de una generación de auténticos revolucionarios al estilo costarricense.

Allí estuvieron presentes los portaestandartes, hombres y mujeres, del pensamiento social de la Iglesia Católica, de la Socialdemocracia, del Comunismo y el socialismo a la tica, junto a miles de productores, agricultores, trabajadores e intelectuales de distintas corrientes ¿Alguien puede suponer que seríamos el país democrático y civilista de que tanto presumimos si estas reformas no se hubieran realizado?

Hago un paréntesis necesario. Don Manuel Mora Valverde, entrañable amigo y compañero, me contaba que, en determinado momento, el gobierno del Dr. Calderón Guardia estaba a punto de caerse. Entonces él se acercó y le dijo:

"Dr. Calderón, Usted debe salvar su gobierno y llevar adelante todo lo que prometió durante su campaña. Ahora Usted se encuentra aislado y la misma oligarquía que lo apoyó para que fuera elegido Presidente, le da la espalda y quiere botarlo, porque le teme a sus propuestas de reforma social. Pero Ud puede, estimado Doctor, salvar y fortalecer su gobierno. Pero sólo hay un camino: "¡Apóyese en el pueblo Dr.; si el pueblo se convence de que Usted está dispuesto a servirle, le dará todo su apoyo y no habrá fuerza capaz de impedirle gobernar!"

Ahora debemos hablar de lo ocurrido hace apenas unos pocos años. Casi inmediatamente después de terminado el gobierno de don Rodrigo Carazo, fuerzas económicas muy poderosas, de adentro y afuera, comenzaron a buscar la manera de apoderarse de algunas de las grandes obras realizadas por el pueblo de Costa Rica. Le pusieron la puntería al ICE y se trajeron a Millicon, una gran corporación que pretendía arrebatarnos el negocio de la telefonía. Fracasaron. Luego se propusieron convertir algunas de nuestras instituciones en sociedades anónimas. También fracasaron. Luego vino el famoso combo del ICE y sufrieron una nueva derrota. Una y otra vez, el pueblo salió la calle y derrotó todos esos proyectos entreguistas. Al final, vino el asunto del TLC y el pueblo costarricense dio muestras de su coraje y determinación. No fue vencido. Al TLC lo impusieron con fraudes y malas artes, pero pocas luchas nos dejaron mayores enseñanzas.

Y ahora, finalmente podemos caer en nuestros días. Contrario a lo que le sucedió a Calderón Guardia que llegó en hombros de la oligarquía, don Luis Guillermo Solís fue electo Presidente en un gesto de abrumadora voluntad, confianza y esperanza por parte del pueblo costarricense, que no había olvidado esas conquistas y luchas de que hablamos, pero que están a punto de perderse ¿Quiénes deben salir a defenderlas? ¿Qué más conciencia y apoyo de parte de nuestro pueblo necesita el Presidente para emprender los cambios necesarios?

El pueblo sólo espera ser convocado y llamado con urgencia a recuperar esas mismas reformas sociales que son los pilares, hoy tambaleantes, sobre las que se levantó el Estado Social de Derecho y de Servicio Público. Sin ellas, Costa Rica sólo sería una caricatura de democracia y sólo tendría, una caricatura de gobierno.

San José. 1 de Setiembre de 2014


http://alainet.org/active/76975


Continents : 

Rate this content
 
 
 
Average of 24 ratings 
Rating 2.50 / 4 MoyenMoyenMoyenMoyen
Same author:
 flecheA Social Forum to build a people’s Internet
 flecheUn Foro Social para construir la Internet de la ciudadanía
 flecheAgricultura Campesina para la Soberanía Alimentaria
 flecheCall for an Internet Social Forum
 flecheJusticia social y gobernanza de Internet
 flecheNew Priorities for South American Integration
 flecheMexico, TPP confirma situación gravísima en materia comunicativa y mediática
 flecheBanco del Sur, crisis global y turbulencia en Latinoamérica
 flecheBolivia : Política tecnológica y universitaria del Estado plurinacional
 flechePlebiscito Popular por una constituyente del sistema político de Brasil
 flecheLa variante Yugoslava de la Otan en Ucrania

 flecheThe Geopolitics of Communication, and Integration: in debate

 flecheTwo years on, Julian Assange is still a prisoner of process

 flecheLa tragedia de lo privado

 flecheFallo sobre deuda: economistas piden que actúe el Congreso estadounidense
 fleche¿Argentina en default?

 flechePensar las condiciones de una política no estadocéntrica
 flecheCuba,EE.UU: Les choses bougent
 flecheLo urbano y el Estado
 flecheBRICS must provide a new global Internet Governance model
 fleche“Dominación sin hegemonía es efímera”
 flecheBolivia denounces its Bilateral Investment Treaties
 flecheVI ème Sommet des BRICS: les graines d’une nouvelle architecture financière
 flecheA New International Debate on Human Rights and Corporations: Economic Power, Democracy and Human Rights
 flecheReforma Agraria Popular: Una alternativa al modelo del capital
 flecheEl impacto de la producción agroindustrial sobre el derecho a la alimentación
 flecheSummit of Heads of State and Government G77+China: Declaration of Santa Cruz
 flecheKeeping us in the dark
 flecheWhat Is the Transatlantic Free Trade Agreement?
 flecheCumbre G77+China: Bolivia marca la pauta hacia el Vivir Bien
 flecheThe Unforgivable Revolution
 flecheLa FIFA nostra
 flecheEvo y Lula, juntos por la defensa de la Madre Tierra
 flecheThe JNC Response to the NetMundial Outcome Document
 flecheNETmundial: Civil Society Final Statement
 flecheFlujos de información y poder
 flecheHacia una Internet Justa y Equitativa para todos y todas
 flecheProyectar la región en los escenarios mundiales
 flecheDemocratizar la palabra!
 flecheDemocratizar la palabra
 flecheIndigenous Peoples International Declaration on Self-Determination and Sustainable Development
 flecheOcho mitos sobre la crisis alimentaria actual
 flecheCOP 16 ends: Cancun climate change talks disappoint global expectations
 flecheEl G20 de Seúl: Sin oriente
 flecheIV Foro Social Américas: “Desafíos para profundizar los procesos de cambio”
 flecheLa quinua es el nuevo “grano de oro”
 flecheChange Development needs to be respectful of the environment - Interview with Peruvian environmental scientist Eduardo Calvo, member of the Intergovernmental Panel on Climate
 flecheCarta abierta al pueblo de Israel: Lo que siembras recoges
 flecheEl imperio manda, las colonias obedecen
 flecheConferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra. Principales propuestas
 flecheConferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra - Acuerdo de los Pueblos
 flecheLa deuda climática como una estrategia política subversiva
 flecheCausas estructurales de la crisis climática y la crisis global
 flecheWill capitalism absorb the WSF? Interview with Olivier Bonfond and Éric Toussaint
 flecheHollywood o la guerra por otros medios
 flecheEl fondo monetario europeo y la profundización de la regionalización
 flecheGrietas en el bloque occidental
 flecheInterview with François Houtart: For a general well being of humanity
 flecheIndependent Latin America forms its own organization
 flecheCancún: unidad y lucha ideológica
 flecheAu delà du Forum Social Mondial, la Cinquième Internationale - Entervue avec Eric Toussaint
 flecheUn Davos... muchos “anti-davos”
 flecheHaiti - Estrategia del caos para una invasión
 flecheNotas al margen del camino
 flecheCopenhague: Falta de transparencia y negociaciones excluyentes
 flecheEs posible imaginar un mundo sin inmigrantes?
 flecheCopenhague: países desarrollados bloquean avances
 flecheEstrategias y tácticas en la OMC (II)
 flecheHacia una Declaración de Derechos de la Naturaleza
 flecheCambio Climático en Barcelona: Discutir lo superfluo, evitar lo importante
 flecheEl Premio Nobel de la Guerra
 flecheLa guerra de los idiomas
 flecheTribunal Internacional de Justicia Climática juzga las falsas soluciones al calentamiento global
 flecheSouth American countries sign Articles of Agreement of BANCOSUR
 flecheLa crisis de Estados Unidos y el desempeño de sus TLCs latinoamericanos
 flecheBolivia versus expolio de cultura indígena
 flecheAsuncion Declaration on Regional Integration
 flecheFrente al avance de los movimientos indígenas, se recurre a la criminalización de sus protestas - La respuesta represiva de los Estados
 fleche¿Para que sirve la comunidad internacional?
 flecheMicrobios, gripe y puercos trasnacionales
 flecheLa trampa de la mediación
 flechePerez Esquivel a los Presidentes de los países del Continente Americano
 flecheCumbre Grupo-192
 flecheEl derecho humano al agua
 flecheSi a la integración regional de los pueblos - No al AdA

 flecheThe shortest path to failure
 flechePort of Spain Declaration or Port of Spain Debacle?
 flecheConferencia internacional contra el racismo: “Durban II” - El riesgo creciente de un apartheid mundial
 flecheLideres inspiradores: Lula e Obama
 flecheEl gran circo de Londres
 flecheThe G20 and the HIRCS
 fleche“La globalisation actuelle exige un nouveau paradigme de coopération” : entrevue avec Leonardo Boff
 flecheEl agua como bien público y no como negocio de las transnacionales
 flecheManifeste pour les 'produits' de haute nécessité
 flecheCrisis de los ricos, vía crucis de los pobres
 flecheCómo superar la crisis en plural y apostar por un mundo nuevo: una visión desde el Sur y más específicamente desde América Latina
 flecheNuevos valores para una nueva civilización
 flecheNew international financial institutions for a new global financial architecture
 flecheLa revolución energética
 flecheForo Social Mundial 2009
 flecheEl fin del crecimiento
 flechePor debajo y por encima de Obama está el imperio
 flecheThe coming Capitalist Consensus
 flecheIsrael,… no oprimas a tu hermano, estás sembrando vientos y tempestades
 flecheA las puertas del próximo Foro Social Mundial de Belém de Pará
 flecheEl fin de la hegemonía estadounidense
 flecheManifesto for Ecuador and for creation of a global network against illegitimate debt
 flecheMi nombre es crisis
 flecheG20 : le nouveau consensus de Washington est arrivé
 flecheQué reformas son necesarias en la economía mundial?
 flecheSobre la Cumbre en Washington
 flecheLa crisis, América Latina y Obama
 flecheObama, 13 claves de su victoria
 flecheLa crisis de la ideología de mercado y el regreso de la política ambiental
 flecheDespués de la globalización canibalizada
 flecheSoberanía alimentaria y agricultura
 fleche¡Cómo no van a estar eufóricos!
 flecheLa alternativa viene de América Latina
 flecheLa caida de Wall Street
 flecheO neoliberalismo acabou?
 flecheIII Foro Social Mundial de las Migraciones: Avances y perspectivas
 flecheSegunda Declaración de Rivas : Asamblea de los Movimientos Sociales reunida durante el III Foro Social Mundial de las Migraciones
 flecheHacia una Unidad Monetaria Sudamericana
 fleche“Nuestras voces, nuestros derechos – por un mundo sin muros” - III Foro Social Mundial de las Migraciones
 fleche¿Crisis en las negociaciones del Acuerdo de Libre Comercio CAN-UE?
 flecheNeoliberalismo y cultura
 flecheHay que rescatar el romanticismo
 flecheEl capitalismo organizado
 flecheMigración: tiempos de intolerancia / América Latina en Movimiento No 435
 flecheEl código Chávez
 fleche¿Economía de revolución?
 flecheEl capital internacional está dominando la agricultura
 flecheManifesto against the European migration law
 flecheLas instituciones financieras regionales
 flecheA propósito de la ronda de negociaciones de la OMC
 flecheEuropa, América Latina y la globalización
 flechePost-FARC Scenarios
 flecheLa impotencia de las potencias
 flecheInflación, agronegocios y crisis de gobernabilidad
 flecheEl regreso del desarrollo rural
 flecheEl MERCOSUR hijo del derrumbe de las dictaduras militares del Cono Sur
 flecheNeoliberalismo político y “Estado social de derecho”
 flecheCon licencia para matar
 flecheFAO: más libre comercio, más hambre
 flecheFeminisms, challenges and changes in Latinamerica
 flecheLa universidad impactada por la mundialización
 flecheUNASUR: La integración posible
 fleche“Descolonização” da América Latina exige reconhecimento dos direitos indígenas
 flecheCuando emigrar es delito
 fleche21 de mayo: Día Mundial de la Diversidad Cultural
 flecheEl hambre de los agronegocios
 flecheDesigualdades, alternativas y retos de la sociedad global
 flechePeople's Summit responds to "Three Amigos" Agenda
 flecheEntre la seguridad alimentaria y el precio del petróleo: el debate sobre biocombustibles
 flecheFarmers mobilise around the world and propose solutions to the food price crisis
 flecheDeclaration of the Assembly of the World Peace Council
 flecheEl último tren para el cambio climático
 flecheLas redes abiertas de América
 flechePlan Mexico and the billion-dollar drug deal
 flecheAppel de La Via campesina: 17 avril, Journée Internationale de la Lutte Paysanne
 flecheConclusões da reunião latino-americana do fórum mundial das alternativas (Quito, 26 a 29 de fevereiro de 2008)
 flecheLa crisis estadounidense empeora
 flecheThe triple failing of the big private banks
 flecheLa crisis en las fronteras
 flecheComercio internacional: el difícil punto del equilibrio
 flecheCrisis regional tras ataque colombiano a las FARC en Ecuador
 flecheFMA: De las Resistencias a las Alternativas
 flecheAlternative financing for development: Venezuela and ALBA
 flecheAltermundialismo : nuevos tiempos (America Latina en movimiento - febrero 2008)
 flecheEEUU, la UE y Kosovo, una maniobra peligrosa
 flecheNégociation de l'Accord d'Association UE-AC
 flecheIndigenismo y separatismo
 flecheLa renuncia de Fidel
 flecheAmazonía devastada
 flecheEn el comienzo de la segunda etapa de la crisis global
 flecheMás allá de la segunda generación de agrocombustibles
 flecheCrisis en el Banco Mundial y en el FMI
 flecheEE.UU: Género y raza en debate
 flecheActa Fundacional del Banco del ALBA
 fleche¿A dónde estamos huyendo?
 flecheALBA Cultural: una contribución a la Unidad de Nuestra América
 flecheNiños y adolescentes son víctimas de conflictos bélicos
 flecheEl nombre de América Latina
 flecheBanco ALBA para construir socialismo tecnoimaginativo
 flecheUna recesión anunciada, una propuesta de paliativos y una cuestión de fondo sin solución
 flecheCalentamiento global y congelamiento político
 flecheOtra mirada a la crisis estadounidense del 2008 en adelante
 flecheLos Acuerdos de Asociación europeos
 flecheMás allá del protocolo de Kyoto
 flecheEl Banco del Sur: la lucha de los grandes contra los chicos
 flecheLa distribución moderna: la invasión de los supermercados
 flecheFSM: llega el otro Davos
 flecheRafael Correa et la nouvelle constituante
 flecheEl retorno del viejo topo socialista
 flecheFrágil y ambigua unidad latinoamericana en el año 2007
 flechePour une Banque du Sud qui respecte les Droits des Peuples
 flecheBali: The Day After
 flecheBanco del Sur: esperanzas y acechanzas
 flecheEl que daña, no paga
 flecheLa revolución bolivariana sigue adelante
 flecheEl SIDA no sólo es africano
 flecheTransgénicos sangrientos
 flechePeru vs. the Andean Community
 fleche¿Qué es de la vida de los caudillos del neoliberalismo?
 flecheAmérica Latina llega a una Cumbre con la frente en alto
 flecheAumentan gobiernos progresistas
 flecheGanó Alvaro Colom: Ahora a cumplir las promesas
 flecheComunicación, movimientos y políticas públicas
 flecheDerecho al silencio
 flecheLibertad de prensa : El miedo a un modelo alternativo de desarrollo
 flecheEl uso de conceptos estáticos y dinámicos en Ciencias Sociales : ¿Pobreza y empobrecimiento?
 flecheThe environmental movement in the global south
 flecheLey indígena y declaratoria de Naciones Unidas sobre pueblos indígenas
 flecheMala leche
 flecheSe clausura Encuentro Mundial Indígena
 flecheDe la Declaración a la Convención de Pueblos Indígenas
 flecheEl Banco del Sur en perspectiva ambiental
 flecheEl mundo según Al Gore
 flecheFrom Seeds, knowledge and power or the GMOs and TMOs: seeking conceptual accuracy
 flecheForum social mondial : le grand défi de communiquer "vers l'extérieur"
 flecheEl regreso de las culturas en América Latina
 flecheCorporaciones, agrocombustibles y transgénicos
 flecheCostaRica - Referendo del 7 de octubre sobre el TLC: En disputa el modelo de desarrollo
 flecheLa ONU adopta la Declaración de Pueblos Indígenas
 fleche11 de septiembre de 1973
 flecheSituación de la Declaración de la ONU sobre Derechos de los Pueblos Indigenas
 flecheBrazil vs. Bank of the South
 flecheMás que un dilema, el trilema de la globalización
 flecheEl protocolo modificatorio del TLC: la mesa aún más desnivelada
 flecheWomen resisting the neoliberal economic model and creating alternatives
 flecheTransformaciones globales en marcha
 flecheThe Bank of the South: a conception without original sin
 flecheEn el casino financiero la turbulencia es permanente
 flecheTragedia y oportunidad en Perú
 flecheDía Internacional de los Pueblos Indígenas: Poco que celebrar
 flecheChávez, petróleo, independencia y equidad
 flecheLa expansión de la oferta del etanol
 flecheCulmina VI Cumbre Social por la Unión regional
 flecheEl Festival Internacional de Poesía de Medellín
 flecheNecrocombustibles
 flecheImpactos econômicos, sociais e ambientais devido à expansão da oferta do etanol
 flecheTLC con Canadá: otra dosis del mismo veneno
 flecheInmigración y globalización
 flecheDatos curiosos
 flecheEl ocaso de la unipolaridad y el renacimiento de la globalización
 flecheLa deuda y la arquitectura financiera internacional en el nuevo siglo
 flecheGlobalización: se desinfla el mito
 flecheEl agua: un problema de estrategia nacional
 flecheProtagonismo de la infancia y trabajo infantil
 flecheWorld Refugee Day: "Open your eyes to our suffering"
 flecheLa terrible inocencia del arte
 flecheEl reciclaje del Imperio
 fleche¿Latinoamérica Vs. Sudamérica? Un sinsentido
 flecheBiofuels: the five myths of the agro-fuels transition
 flecheMercosur: ¿Coyuntura o estrategia?
 flecheFMI: la historia se repite
 flecheLa profecía de Alan Greenspan
 flecheLa libertad de expresión como excusa
 flecheLa crisis del FMI y del Banco Mundial
 flechePasando sobre el libre mercado
 flecheWolfowitz: corrupción en la cima
 flecheEl Banco del Sur en debate
 flecheIntelectuales del Norte opinando sobre el Sur
 fleche¿Qué hacer con tanto dinero?
 flecheAcuífero Guaraní: Un patrimonio regional
 flecheLe défi d'une coopération horizontale - Entretien avec Elisabeth Rotzetter, coordinatrice de Solidarmed en Tanzanie
 flecheMeasuring the cost of lost policy space at the WTO
 flecheL'eau n'est pas du Coca-Cola
 flecheBanco del Sur: Ruta hacia una nueva arquitectura financiera
 flecheThe 7th World Social Forum : Facing Current Challenges and Future Perspectives
 flecheO Mito dos Biocombustíveis
 flecheBiocombustibles : ¿Cuál es la prioridad del Estado Mexicano sobre el maíz?
 flecheLa segunda oleada neoliberal
 flecheLa soberanía alimentaria en debate
 flecheLa militarisation de la guerre du papier
 flecheLos benefactores de la biotecnología y el biocombustible de la Universidad de California - El poder de las grandes finanzas y las malas ideas
 flecheThe International Labour and Trade Union Movement in the 21st century
 flecheVII Foro Social Mundial: entre desafíos presentes y miradas al futuro
 flecheEl nuevo feudalismo muestra sus garras
 flecheConcluye el FSM de Nairobi
 flecheAfrica se convoca en Kenya...vía el Foro Social Mundial
 flecheRumo ao III Fórum Social Mundial das Migrações
 flecheCumbres de Cochabamba: ¿Hacia cuál integración?
 flecheL’Europe pourrait rater le train de l’Amérique Latine
 flecheLas horas amargas de la integración
 flecheLos esclavos de la violencia
 flecheComenzó Cumbre de los Pueblos
 flecheEl BID, las ruinas Mayas de Copan y la destrucción ambiental
 flecheUn proyecto para una nueva América del Sur
 flecheIntegration: Communication is the Key
 flecheThe South American Community cannot be more of the same
 flecheRemesas, inmigración y acumulación de capital
 flecheComunidad Suramericana no puede ser más de lo mismo
 flechePolíticos, profesión y vocación
 flecheDesarrollo sostenible, mito o realidad
 flecheEspacios libres de Coca Cola y Pepsi
 flecheEuropa, ¿primer mundo?
 flecheDemocratizar la globalización desde el café
 flecheDefender la soberanía de Bolivia
 flecheNuevo orden de la información, tema estratégico de la NOAL
 fleche¿Guerra contra el terrorismo o lucha contra la inequidad?
 flecheLos nuevos alfabetos tecnológicos
 flecheLa mujer, clave del desarrollo
 flecheSobre la cuestión de los DDHH y las sociedades transnacionales
 flecheMigraciones globalizadas
 flecheRetroceso de Bush en América Latina
 flecheColombia: misión internacional visitará el país
 flecheAlfabetización y liberación
 flecheGeopolítica de la deuda externa latinoamericana
 flecheA los chicos hay que cuidarlos, no matarlos
 flecheEl desarrollo no es posible en la OMC
 flecheImigrantes: Grito por Outra Integração
 flecheDes bouées de sauvetage de plomb
 flecheLa victoria de los pueblos en la OMC
 flecheDespués de Fidel
 flecheCuñas en la integración regional
 flecheLa guerra es tragedia para todos
 flecheLectura crítica del Plan Puebla Panamá
 flecheComunicación para el Desarrollo: ¿Tiene aún sentido?
 flecheLa política agraria contemporánea del BM
 flecheEn los orígenes de las instituciones de Bretton Woods
 flecheEl Banco Mundial contra la bioseguridad
 flecheGrupo de los siete, de los ocho o de los trece?
 flecheEl nuevo vuelo del Cóndor
 flecheMERCOSUR: No hay salida individual, la salida es la unión
 flecheMandamientos del consumismo
 flecheEn ningún lugar se trata igual a hombres y mujeres: PNUD
 flecheTLC eliminara tarifas subsidiadas del ICE
 flecheMitos de la teoría económica derribados por un estudio
 flecheMERCOSUR bolivariano como nueva potencia mundial
 flecheAbra Cadabra...pata de cabra!
 flecheAnte el horror que vive Palestina, guardar silencio es inmoral
 flecheSer inmigrante ¿es un destino fatal e irreversible?
 flecheConcluye Foro Mundial de las Migraciones apostando por libre circulación de las personas
 flecheLucha global de las mujeres por la paz y la desmilitarizacion
 flecheProstitución: Violación a los derechos de las mujeres
 flecheQué es la sostenibilidad?
 flecheRenacimiento nuclear
 flecheLa copa de la educación
 flecheBalde frío de Bush a Calderón
 flecheEntretien avec Frei Betto: "Aujourd'hui le Nord... c'est le Sud"
 flecheEl ambivalente tablero andino
 flecheAmérica Latina: La nueva gobernabilidad
 flecheIndígenas andinos: Se unen y plantean integración
 flecheGlobalización sí, pero con un límite ético
 flecheA. Latina - Europa: hacia la integración de los pueblos
 flecheCuando Europa redescubre América
 flecheMuro y militarización en la frontera
 flecheConclusiones del Tribunal a las Transnacionales
 flecheSubimperialismo.br
 flechePreparando o II Fórum Social Mundial das Migrações
 flecheMovimientos sociales y comunicación en tiempos de globalización
 flechePolítica comercial europea: "la más agresiva"
 flecheEl nuevo Consejo de Derechos Humanos de la ONU
 flecheForo Social Europeo arrancó en Atenas
 flecheLa universidad se mundializa
 flecheEl TLC ha muerto. ¡Viva el ALBA!
 flecheState of play: critical WTO negotiations go underground
 flecheProtests Turn the Tide on Immigration Debate
 flecheCarta de Nova Iguaçu
 flecheLa globalización, un callejón sin salida
 flecheFSM Karachi: la desmilitarización en la agenda
 flecheUn nuevo impulso para la sociedad civil mundial
 flecheTermina Foro Mundial del Agua
 flechePríncipes y mercaderes de la biodiversidad
 flecheGlobalización o globocolonización?
 flecheFSM: Grandes medidas para graves problemas
 flecheTLC y autonomías
 flecheEl Foro Social Mundial de Caracas: un balance
 flecheLos movimientos sociales en el FSM de Caracas
 flecheTerminator: Hacia la bioesclavitud
 flecheSalve, salve, el pueblo guaraní!
 flechePor una Reforma Agraria genuina, integral y participativa
 flecheEl sur es el norte
 flecheUna intervención pintada
 flecheTiempo de ambigüedades - Los movimientos sociales en la encrucijada
 flecheBad Blood on the Border
 flecheConversa com Samir Amin em Caracas
 flecheEl Foro Social de Caracas: Con rostro latinoamericano
 flecheForo Social Mundial: De la resistencia a la lucha por un mundo posneoliberal o la intransendencia
 flecheEl MERCOSUR en discusión
 flecheWTO: Foreseeable script of a foretold outcome
 flecheHong Kong: Women farmers challenge the WTO
 flecheWTO: From capsizing Cancun to diving in Hong Kong
 flecheGrandes potencias lanzan en OMC: Estrategia engañosa denominada “paquete de desarrollo”
 flecheBush's war on the press
 flecheInternet, creadora de cultura
 flecheEn defensa del conocimiento y la cultura para todos
 flecheOMC: De la meta final a la parada en los pits
 flecheCMSI: Modestos logros, muchas incertidumbres
 flecheCumbre de la Información amordazada
 flecheListen to the clamour of your people
 flecheWTO Out of Food and Agriculture!
 flecheLa Diversidad Cultural tiene su Convención
 flecheA Estratégia Militar
 flecheLos caminos del feminismo latinoamericano
 flecheLa integración en la encrucijada
 fleche La sociedad civil ante la Cumbre
 flecheDiga no a las armas y sí a la vida
 flecheEl ALBA elabora filosofía
 flecheAre the WTO talks in trouble? Don't bet on it
 flecheMercosur con problemas varios, mientras se esfuerzan en relanzar el ALCA
 flecheDeclaración sobre deuda externa
 flecheEjes Temáticos para el VI Foro Social Mundial Policentrico y II Foro Social Americas
 flecheCumbre Indígena de las Américas en Argentina
 flecheRiesgo de crisis y rupturas del movimiento indígena latinoamericano
 flechePalacio: Refundación "al revés"
 flecheSe enrumba el VI FSM-Caracas
 flecheLances dos EUA na América Latina
 flecheVenezuela en América Latina

 flecheThe War and Peace Equation Today

 flecheDemocracy Sold Out - CAFTA
 flecheDR- CAFTA: Un boomerang para EE.UU.
 flecheLucha de clases en América
 flecheY las mujeres…qué?
 flecheCuando la protesta gana la calle
 flecheSERPAJ frente a la memoria y la impunidad
 flecheEl fracaso de la guerra de Bush
 flecheLive 8: Corporate Media Bonanza
 flechePetróleo e integración latinoamericana
 flecheRésistance et Souveraineté du Peuple Bolivien
 flecheBush, o anjo do apocalipse nuclear

 flecheEkklesia-democracia radical
 flecheCuando el aumento de la cooperación no es más que un simple acto de magia…
 flecheAlimentos genéticamente modificados: Un informe de la Organización Mundial de la Salud
 flecheLa cumbre de Doha
 flecheLa individualización de la política
 flecheLa mundialización del conocimiento
 flecheO golpe é contra Chávez
 flecheChiapas, territorio de amor y de guerra
 flecheDebate por una sociedad de la información inclusiva
 flecheLa biopiratería humana como espectáculo
 flecheAgainst terrorism, in defense of humanity: an appeal
 flecheEl pavor de las elites
 flecheAlerta roja en Chiapas
 flecheEl Foro Social Mundial en encrucijada
 flecheForo Mundial para la Reforma Agraria: Contribuye a posicionar el tema en agenda mundial
 flecheA Alca e a exploração das mulheres
 flecheEl ALCA, el Plan Colombia y las urgencias de la Casa Blanca
13
SEARCH
Keywords   go
in 
Translate this page Traduire par Google Translate
Share

Share on Facebook
FACEBOOK
Partager sur Twitter
TWITTER
Share on Google+Google + Share on LinkedInLinkedIn
Partager sur MessengerMessenger Partager sur BloggerBlogger
Other items
where is published this article: