Ref. :  000002087
Date :  2001-04-03
Language :  Spanish
Home Page / The whole website
fr / es / de / po / en

Via Napster, dos lógicas se oponen: el mercado y la repartición


"El asunto Napster" puede interpretarse como uno de los relatos fundacionales de una nueva situación de la dominación y de la repartición. Efectivamente, más allá de la cuestión económica y financiera que ha movilizado a los actores de las industrias musicales, más allá de las recientes peripecias jurídicas, el asunto suscita una serie de planteamientos de fondo en cuanto a las formas contradictorias de la mundialización en acto en la escena internacional.

El asunto enfrenta entonces dos concepciones normativas de "la mundialización". Por una parte, una concepción privativa, mercadera, cuyo criterio es maximizar las ganancias de los que se sirven de sus vías y medios. Por otra parte, una aprehensión pública de la mundialización, no lucrativa y a la que determina la inquietud por maximizar la repartición social, cultural, educativa, sea ésta de tipo comunitario o sobrepase las fronteras de la comunidades. Son dos concepciones con sus variantes y ambigüedades, que apuntan también, sea al trasluz, a dos actores distintos de "la mundialización".

El primero es un actor mercadero (productores, difusores, consumidores…) que surge y se mantiene en un horizonte de reparto de las ganancias (económicas, intelectuales, artísticas…) y cuya única medida común queda siendo el dinero (que "iguala los intercambios") y el valor atribuido a los "contenidos cambiados". Recordemos a Aristóteles en el Libro V de la Etica Nicomaquea: "la moneda (es) como una medida que iguala todas las cosas, haciéndolas conmensurables. No habría asociación si no hubiera intercambio, ni intercambio si no hubiera igualdad, ni igualdad si no hubiera conmensurabilidad (facultad de disponer de una medida común" (1). Pero la “comunidad de intereses” que relaciona al vendedor y al adquiriente mediante el dinero, corre peligro en cuanto los unos venden sin mucha preocupación por el dinero que reciben en contrapartida y los otros compran productos cuya suma ya no tiene una relación razonable con sus intereses. Entonces la desconfianza aparece en las relaciones civiles, la instabilidad se expande…

El segundo actor de la mundialización es un actor público no mercadero cuyo criterio parece ser el intercambio en sí mismo (lo que no deja de ser problemático a nivel filosófico y jurídico): intercambio de informaciones, saberes, obras, técnicas, redes, direcciones y facilidad para los "NTIC", mediums de comunicación de reducidas "barreras a la entrada". Intercambio entre "iguales" que no necesitarían ser “igualados” a través del dinero. Y, más allá de la satisfacción individual de los que reciben y dan, el objetivo que ambiciona el intercambio es el desarrollo a escala mundial del dicho proceso de intercambio, viniendo de tal manera a confundirse el interés privado con el "interés general": entrar en Napster y tener acceso a 50 o 60 millones de discotecas privadas más que a una decena de amigos.

Evocando esta línea de fractura, antes de todo señalaré que los consumidores mundializados se muestran bastante veleidosos e irresponsables ante las preguntas que se les plantean y las oportunidades que se les presentan. En el caso de Napster y en cuanto se terminó el software experimental de Shawn Fanning, sus amigos y los amigos de sus amigos se apresuraron en difundirlo, a pesar de las reservas del conceptor. Y no de otro modo, en cuanto se anunció el acuerdo del otoño del 2000 con Bertelsmann, muchos fueron los que repentinamente le volvieron la espalda a su sitio favorito mandándole injurias. De ahí dos preguntas. La primera: esos consumidores siempre listos tanto para quejarse de “la mundialización” (caudal de explicaciones) como para aprovecharse de ella, pero nunca o muy poco para pensarla, ¿realmente se merecen otra cosa que el sufrimiento de las diversas formas de la dominación (cultural, lingüística, política, financiera) que favorece la mundialización? La segunda: y entonces ¿qué sentido tiene este modo comunitarista de experimentación de la “repartición” que se funda en un rapto original? ¿Se precisa convocar a Rousseau y a Proudhon para explicar el por qué?

Luego subrayaré las contradicciones con las que se topó, en el asunto Napster, el mundo organizado de sociedades de autores, de editores musicales y fonográficos y en especial de Major companies. Pues sentar en el banquillo de los acusados a Napster, acusándolo de que "no es nada más que un instrumento de piratería a gran escala" como lo ha hecho la asociación de la industria musical americana a finales de 1999, es una postura antediluviana a la cual Diana Cabell del Berkman Center contestó hace poco: “todavía quedarán por definirse las relaciones entre el internet y el mundo de la musica. La gente no va a dejar de copiar musica en el Web por una decisión de la justicia”. Efectivamente, me parece claro que la mundialización del “copillaje” es ya intrínseca a la situación actual y que pretender detenerla por decisiones de justicia o reglamentos administrativos es una causa perdida de antemano y además bastante lamentable. De ahí otras preguntas que se dirigen a todas las organizaciones que privilegian una postura a la defensiva acerca de la presente problemática editorial. 1 ¿Creen ustedes poder atajar durante tiempo la creciente marea del reparto de ideas y de obras con sus cubos llenos de derechos de autores? 2 Tal vez el modelo económico-jurídico de dominación en el cual se fundan sus sociedades comerciales y su perennidad ya esté sencillamente muerto (a falta de estar sepultado). ¿No sería tiempo ya de sacar todas las conclusiones otras extra-jurídicas? 3 Nuevas formas de producción, de difusión y de intercambio no privativas constituyen la respuesta más poderosa a la extremada concentración de la oferta de "productos culturales" a la que ustedes llevan decenios contribuyendo, y son susceptibles de adelantarse a sus actividades. ¿No sería también el momento de empezar con sus promotores un diálogo que no se reduzca a asaltos de argumentos jurídico-financieros totalmente vanos y superados?

Finalmente, considenrando su vacilación o incluso mutismo acerca del asunto Napster (cf. la temporización de las autoridades federales norteamericanas), preguntaré algo más: ¿qué podemos esperar de los Estados en el contexto de mundializaciones que trastocan las relaciones normativas entre los detentadores de derechos intelectuales y artísticos, los difusores de obras, sus clientes, y todos los que no pueden serlo? Cuando ellos mismos se hallan confrontados a problemáticas análogas (dominación y repartición dentro de la Unión Europea y de la OMC, por ejemplo), ¿podemos y debemos todavía esperar un arbitraje del Estado (o incluso de instituciones multilaterales) entre los intereses privados de productores, difusores, consumidores, y las aspiraciones de repartición y intercambio no mercaderos de los individuos? Cuando a la legitimidad y al papel de los Estados los pone en en tela de juicio la mundialización, acerca de la cual pretenden que no tendrían ningun asidero, ¿hay que esperar de estos Estados que indiquen donde tiene que pararse la dominación y donde tiene que empezar la repartición?

A falta de esto, hay que sacar la siguiente conclusión: que nuestras prioridades reclaman su modificación! Y que la primera de ellas, muy inactual e incluso intempestiva, es ahora redefinir, mediante un debate intelectual e internacional, conceptos de dominación y reparción que permitan reevaluar criticamente los distintos procesos de mundialización en acto.

Desde este punto de vista, la conclusión provisional del episodio Napster y el comienzo de la telenovela Courtney Love, que ha tomado el partido de Napster y ahora reclama una refundición de las contratos standards de autores musicales acometiendo a su label Universal, designan el ámbito de las industrias culturales como terreno de experimentación privilegiado para este eate gran debate, ya ineludible. No es un azar: desde siempre, las artes y la cultura, bajo sus diversas formas y especies, son a la vez el medium de repartición privilegiado de los hombres y objeto de intentos (a menudo "exitosos") de privatización. Esto a lo que asistimos con la mundialización cada vez más privativa de las industrias culturales a obra de los Majors y la contestación multiforme que genera no es pues sino un episodio de una larga lucha histórica. Lo que nos plantea el momento que vivimos, es imaginar el estado que seguirá al de la concentración extrema. Después de la tiranía, ¿la democracia? Y si así es, ¿qué forma de democracia?

(1) Versión A. Gómez Robledo, UNAM.


Rate this content
 
 
 
Average of 416 ratings 
Rating 1.90 / 4 MoyenMoyenMoyenMoyen
Same author:
 flecheLeçons de la « Grippe espagnole » de 1918-1919
 flecheL’intelligence de la bibliothèque publique
 flecheTriomphe de la post-citoyenneté
 flechePublication de L'Homme post-numérique
 flecheCharlie : comment répondre au défi ?
 flecheDigital Domination
 flecheAcerca de los Megaproyectos en Uruguay
 flecheEurope, Maghreb, Machrek : Que faire ensemble du monde euro-méditerranéen, maintenant et pour les dix prochaines années ?
 flecheWhy the need for a Universal Declaration of Democracy?
 flecheThe meaning of “carnage”?
 flecheLa « culture numérique » : à problématique « nouvelle », approches et solutions différentes ?
 flechePiratage (Modifier l'approche du ---)
 flecheDiversité culturelle et dialogue interculturel : confusion ou exigence ?
 flechePiratage (modifier l’approche du ---)
 flecheRéévaluer « l’économie de la création » à l’âge de la dématérialisation numérique
 flecheAbstract of a keynote speech at the "Dialogos da Terra no Planeta Agua" (November 26-28, Minas Gerais - Brazil)
 flecheCosmopolitical approach to Water
 fleche« Fin d’un monde » ou crise de son modèle ?
 flecheLa culture pour rendre le monde vivable
 flecheTransparence (Révélation de l’opacité, mondialisation de la --- ?)
 flechePour une éducation à la diversité culturelle et au dialogue interculturel
 fleche10 Thesis about the present meaning and orientation of Global research
 flecheTravail et emploi : la confusion permanente
 flecheCultural diversity
 flecheLa Convention sur la diversité culturelle reste à mettre en œuvre!
4 tâches prioritaires pour la société civile

 flecheCultures et mondialisations : les sons de la diversité

 flechePhilosophie des mondialisations et mondialisation de la philosophie

 flecheLaw of Globalization and/or globalization(s) of Law ?
 flecheAltermondialisation
 flechePauvreté et Violence
 flecheDiversité culturelle : un projet cosmopolitique
 flecheFor an offensive concept of cultural diversity
 flecheCultural diversity, globalisation and mondialisations
 flecheLa Puissance du rituel mondial
 flecheWord Social Forum n°5 : A trial of truth
 flecheComercio de la democracia, democracia del Comercio
 flecheOMC : la refondation ou la fin ?
 flecheFor a reassessment of the concept of cultural diversity
 flecheWar, the supreme stage of poverty?


 fleche‘Fight against poverty’: for a new order


 flecheGlobal and mondial
 flecheTowards a philosophical pedagogy of NICTs
 flecheThe critical sharing of globalisation(s) could be achieved by appropriate intercultural education and training
 flecheAway with "anti-globalisation"
 flecheJohannesburg (Le risque de...)
 flecheQue peut être "l'exception culturelle" ?
 flecheLa diversité culturelle : du consensus mou au projet politique
 flechePrivatisation or sharing of cultural identities and diversity?
 flecheMorale et politique
 flecheTemps fragiles
 flecheDématérialisation de l’argent, déresponsabilisation du sujet politique
 flecheDématérialisation de l’argent
 flecheLe GERM : un laboratoire de la diversité culturelle pour comprendre «la globalisation» et les mondialisations
 flecheLa Bonté des maîtres du monde
 flecheProblématique des mondialisations
 flecheLe Monde est-il un village ?
Et peut-il être une Cité ?

 flecheDemocracy
 flecheGlobalisations
 flecheLa controverse de Gênes
 flecheOSCI
 flecheUnemployment
 flecheEconomie de la matrice, cosmopolitique de la diversité
 flecheLe cheval de Troie des Amériques
 flecheThe Napster affair
 flecheDomination
 flecheRien de nouveau sous le Soleil noir de la mondialisation
 flecheDe la mondialisation aux mondialisations : domination ou partage du monde ?
 flecheLe Monde en perspective
 flecheGlobal Village
 flecheFractures (résorber les --- )
 flecheGlobalisation : the law of the strongest ?
 flechePour une ''philosophie des mondialisations''
13
SEARCH
Keywords   go
in