Ref. :  000011962
Date :  2002-12-02
Language :  Spanish
Home Page / The whole website
fr / es / de / po / en

Comercio de la democracia, democracia del Comercio


Keywords : 


"Sabemos gracias a la historia reciente que el libre comercio
estimula el crecimiento y fortalece la democracia"

Otto Reich, asistente del secretario de Estado
para los asuntos del Hemisferio de Occidente.



Incipit:

'Nadie puede entrar aquí si no es democrático': Tal fue la advertencia lanzada por George W. Bush y Jean Chrétien en los albores del ALCA (FTAA en inglés, ZLEA en francés) a beneficio de todos los estados americanos del 'Hemisferio'. La advertencia, que solemnemente fue repetida en la ciudad de Quebec (Canadá) en abril 2001 con motivo de la 3a Cumbre de las Américas, la cual debió marcar una etapa decisiva en el camino hacia esta 'integración regional', decidida inicialmente en Santiago de Chile en 1998 y que habría de ser terminada - según el deseo de sus fundadores - a principios del 2005. Una advertencia que concierne en realidad 32 Estados soberanos, porque 'el supuesto Hemisferio' cuenta con 35 Estados, de los cuales es necesario contar a parte a Cuba, excluída a priori desde el principio del proceso, debido a su calidad (a su quidditas) 'no democrática', y, naturalmente, los Estados Unidos y Canadá, auto-designados como los paradigmas democráticos de toda 'la Zona'.

'Nadie puede entrar aquí si no es democrático': la advertencia es clara, hiriente e imperativa - si no “imperial”. Esto es una nueva versión, ya gastada, pero repintada en la fachada, de 'la política del big stick' o del "gran mazo". Sin embargo, como por lo general, este mazo viene con 'una zanahoria': ambos concertados bajo un mismo fin. La zanahoria es más engañosa todavía, pero ella vale oro. Esta zanahoria aparece bajo la lógica siguiente:

1. Para entrar al paraíso del libre comercio de bienes y servicios que constituye este inmenso conjunto geográfico, que se extiende de Tierra del Fuego al Artico, que contiene más de ochocientos millones de almas y que concretaría por mucho el más importante conjunto económico y comercial del planeta, Uds deben mostrarse bastante 'demócratas' — punto sobre el cual volveremos;

2. Sin embargo, Uds no realizarán si no por muy buenas razones este esfuerzo, esta vuelta y avance sobre su pasado no democrático o apenas 'democrático'. Uds lo harán (a) porque Uds saben que serán más ricos (económicamente), más prósperos (comercialmente), más estables (monetariamente), gracias a este mercado excepcionalmente amplio y 'eficiente' que les abrirá sus puertas ; y b) porque este aumento global de su riqueza, simultánea al de la Zona en su totalidad, traerá consigo una ola de efectos sumamente positivos para sus sociedades, sus Estados y sus naciones (en detrimento de sus minorías);

3. Así, entre los efectos producidos por su integración en esta área de libre comercio, uno de los más preciosos será el fortalecimiento de sus democracias, favorecido por un lado, por el aumento de la riqueza, y por el otro lado, por la transfusión y la globalización de los valores y de las prácticas democráticas dentro de la zona. Gracias a ello, Uds ganarán simultáneamente en el plano de la riqueza y en el de la democracia.

Es necesario entender que los círculos se cierran y se perpetúan cuan anillo de boda: i) el mínimo democrático es la condición previa para la conquista del libre comercio y: ii) el libre comercio globalizado es el mejor modo de enriquecimiento cuantitativo y cualitativo de la democracia.

Premio gordo del libre comercio, donde todos ganan a toda costa, por pobre que sea el esfuerzo marginal a la entrada de su Templo. En suma, he aquí la máxima de G.W. Bush: '¡ el liberalismo, es la riqueza mas la democracia!'

Pero les propongo entrar ahora de manera más detallado en el corazón de esta lógica osmótica de la democracia y del comercio,, en el horizonte americano del siglo XXI.


1. "La historia reciente" y "el reino de los hechos" como pruebas de la bondad del libre comercio:

"La agenda de la Administración Bush para nuestro hemisferio tiene cuatro objetivos principales: promover la democracia, estimular el desarrollo, animar el gobierno responsable y reforzar la seguridad. Estos objetivos están interrelacionados y se refuerzan mutuamente. Y todos ellos tienen la libertad como filosofía subyacente. Estas palabras — libertad, democracia, desarrollo, buen gobierno, seguridad - no son seguramente nuevos en el diálogo político de Estados Unidos o en América Latina. Ellos reflejan el amplio acuerdo general sobre los valores que se ha desarrollado en este hemisferio, y la interdependencia creciente entre EE UU y nuestros amigos y vecinos del hemisferio. El hemisferio en su conjunto está, hoy mas que nunca, mucho mas abierto y basado en el mercado (…) Por encima de todo, la democracia prospera. De hecho, América Latina es la única región en desarrollo del mundo donde domina la democracia." (Otto Reich, 30/04/2002)

El paisaje está planteado con las declaraciones del vice-ministro de asuntos exteriores de los Estados Unidos. La democracia y el libre comercio, que van de la mano en su beneficio mutuo, y de manera tan estrecha que uno no sabría como distinguir cual de los dos determina más la prosperidad… Pero sí, naturalmente, porque Otto Reich anuncia inmediatamente, durante el mismo discurso: 'aprendimos gracias a la historia reciente que al liberalizar el comercio se estimula el crecimiento y se refuerza la democracia'. El comercio y su liberalización condicionan 'el florecimiento' (flourishing) de la democracia y su "fortalecimiento" (strengthening). Lo que es fundador, es este tipo de 'libertad' que es el de los intercambios económicos, financieros, comerciales, mientras que 'la democracia' no es, en realidad, si no sólo uno de sus efectos más considerables — en el mismo nivel que 'el crecimiento', por ejemplo, pero no más alto.

'Promover la democracia', no es sino un objetivo entre otros (como: 'estimular el desarrollo, animar un gobierno responsable, reforzar la seguridad'), mientras que ”la libertad” constituye la filosofía subyacente (¡ “underlying philosophy” ¡) de la agenda de la administración estadounidense. Literalmente, la democracia se ve así calificada como el sub-producto de la libertad, en general, y el subproducto ('reforzado' por ella) de la libertad del comercio, en particular. Bajo esta argumentación, se encuentra formulada una clasificación pre política de 'la democracia' como el contenido secundario del comercio. Un concepto incluso pre platónico y pre - aristotélico, que vuelve a la fantasía incoherente de 'la libertad' tan denunciada por Platón en el libro VIII de La República — por ejemplo en 563 —, y que se olvida de un Aristóteles que repetidamente afirmaba que los acuerdos comerciales (o militares) — por ejemplo entre los Tyrrénenses y Carthagineses (ver Libro III de La Politica,1280) — no hacen por ellos mismos la Ciudad (la Polis); que ellos sólos no bastan para ello; que es necesario otra cosa, de otra naturaleza, y precisamente del orden singular – irreductible a “lo comercial” — de lo político.

El superior en jerarquia del Sr. Reich, Colin Powell, ofrece por su parte una presentación un poco más medida al declarar amablemente, con motivo de una Asamblea general de la Organización de Estados Americanos (la OEA) en Bridgetown: 'Estoy muy complacido de estar aquí en Barbados para ver por mi mismo el poder de la democracia y del libre mercado en acción. Desde su independencia en 1966, Barbados ha alcanzado uno de los ingresos per cápita mas altos de las Américas, tienen una taza de alfabetismo de noventa y nueve por ciento, y una esperanza de vida promedio de 75 años.' (Colin Powell, en 03/06/2002)

Efectivamente, Colin Powell pone sobre un mismo plan 'la obra' de la democracia y la de los “mercados libres” para explicar el progreso en la calidad de vida de un pequeño Estado del Caribe. Para él, democracia y mercado actúan en conjunto de un modo benéfico, en particular a favor de lo que es el objeto principal de su discurso (1): la seguridad del Hemisferio (hemispheric security). Pero para que la liberalización de mercados produzca todos sus efectos positivos, es necesario que el ambiente de tal proceso sea ya democrático, que 'las instituciones democráticas' sean reforzadas, particularmente en dos países (exceptuando a Cuba naturalmente) designados como los malos alumnos de la clase americana, a saber Haití, severamente reprendido por su sistema político en Quebec en abril 2001 por el presidente americano y el primer ministro canadiense, pero también la Venezuela de Hugo Chavez, cuyos métodos y programas son poco apreciados al menos por Washington (fortalecer las instituciones democráticas enVenezuela y Haití : strengthen democratic institutions in Venezuela and Haïti).

El dispositivo lógico queda asi resuelto, especificado y acabado de una forma tan ilustrativa como educativa:

1. Es necesario mostrarse a la vez como un honorable librecomerciante y como un demócrata para convertirse en un miembro aceptable del Hemisferio (presentado literalmente como un Club);

2. El libre comercio es originario e indispensable: él favorece el enriquecimiento de los miembros del Club y su 'democratización';

3. El desarrollo de la democracia es también crucial para la seguridad del Hemisferio ('la Democracia es el fundamento de nuestra seguridad', Colin Powell);


4. El libre comercio y la democracia aparecen así como los dos pilares del edificio en construcción (el ALCA, colocado claramente por encima de la OEA, es decir lo económico antes de lo político, de su seguridad y de su perpetuidad).


2. La invención de ' la cláusula democrática ':

Para codificar semejante lógica y la doctrina que de ella resulta, les pareció deseable a los interesados el concederle una dignidad jurídica e incluso integrarlo dentro de ' un instrumento legal ' similar al que une ya desde 1992 a los Estados Unidos, Canadá y México dentro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), con el éxito contrastado que ya conocemos ('crecimiento' por un lado, maquiladoras y pleitos medioambientales hechos contra los gobiernos por empresas privadas gracias al famoso 'Capítulo 11', por el otro lado).

Hemos así pasado de la exigencia democrática de principios formulada desde el bautismo del ALCA en 1998 (y suficiente para motivar el mantenimiento de Cuba fuera del proceso, sin aún un exámen final (2)), a 'la cláusula democrática' que fué uno de los puntos fuertes de la Cumbre de las Américas de Quebec en 2001.

Cito al diario Reforma, 21/04/2001 : «Los 34 países que asisten a la tercera Cumbre de las Américas, que se realiza en Quebec, aprobaron hoy una "cláusula democrática" que permite excluir de la proyectada Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) a quienes alteren el orden democrático. El anuncio fue hecho por el primer ministro de Canadá, Jean Chrétien, en una rueda de prensa, después de las sesiones de trabajo de los mandatarios de todo el continente, con excepción de Cuba, que desde 1962 está fuera del mecanismo interamericano. Chrétien indicó que, para formar parte del proceso de las cumbres de las Américas y de los frutos de cualquier acuerdo al que se llegue, inclusive el ALCA, "un país debe estar dirigido por un gobierno democrático". (…) Consultado sobre la situación en Cuba, Chrétien (…) señaló que "si hay cambios se va a analizar el valor de esos cambios", en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA). Sobre Haití, el país más pobre del continente y con un frágil sistema democrático, el premier canadiense señaló que se dialogó con el presidente Jean Bertrand Aristide y que mañana, al final de la cumbre, podría haber una declaración especial sobre este tema.»

La declaración de Jean Chrétien, el anfitrión de la Cumbre y a quien gustó en particular esta cláusula, resume el proposito con una sobriedad ejemplar: para formar parte del ALCA y acceder a sus bendiciones futuras, 'un país (entiéndase: un candidato para el futuro Club) debe ser gobernado por un gobierno democrático'. He aqui una formulación con el mérito de la simplicidad, y que al mismo tiempo utiliza pocos términos jurídicos, y pocas de las tan rebuscadas frases de los abogados de las grandes firmas o de los que preparan los acuerdos internacionales. Ahora bien, a pesar de las numerosas discusiones y negociaciones preliminares que se extiendieron a lo largo de varias semanas, así como la Cumbre de 2001, ni los co-fundadores norteamericanos ni sus homólogos centro y sudamericanos produjeron redacción juridica alguna que desarrolle la regla y la interpretación de tal cláusula que debiera ser sujeta a codificación.

Al contrario, G.W. Bush y Jean Chrétien se turnaron en dueto durante la Cumbre para explicar a su homólogos y a la prensa internacional la evidente necesidad de tal regla y la exención correlativa para justificarse – o para argumentarla. Personalmente recuerdo haber escuchado al presidente estadounidense, interrogado sobre el contenido de la claúsula, tartamudear sin ocultar su nerviosismo que él no tenia necesidad de detallar los por menores porque: ”sabemos perfectamente que és la democracia, porque somos una democracia”. Una cláusula evidente, concisa en letra e interpretación ya que no supone ambigüedad alguna : como tal, fué presentada y aprobada la cláusula democrática del ALCA, de la cual dió evidencia, a su manera, el medio de comunicación Quebequense Cyberpresse. Cito : ”Según esta cláusula, cualquier país que no respete las reglas de la democracia se verà excluído del proceso de la Cumbre de las Américas y se verà por consiguiente excluído de cualquier acuerdo comercial, notablemente del ALCA. Los Americanos y los canadienses consideran esta formulación como absolutamente clara, pero varios grupos de defensa de los derechos de la persona exigen una formulación menos vaga” (Cyberpresse, en 29/08/2001)

La concisión ejemplar para lo que fué presentado como el plato principal de la Cumbre, y que permitiera a Colin Powell declarar, un año más tarde: "(En Quebec, nuestros jefes de Estado) presentaron un plan agresivo para reforzar la democracia y el desarrollo en nuestro hemisferio. Ellos adoptaron una sólida "cláusula democrática" y visitaron a Ministros de Asuntos Exteriores para negociar la Carta Democrática Interamericana. Ellos fijaron las fechas para la negociación y para dar fuerza al ALCA. Ellos aprobaron igualmente un plan de acción que va de los derechos humanos al medio ambiente y de la salud a la educación, todo con el objetivo central de reforzar los eslabones entre la democracia, la prosperidad y el progreso social. Y como hemos escuchado hoy, hemos hecho un buen progreso en esta agenda." (Colin Powell, 05/06/2002)

El plan de Quebec dicho por Powell 'agresivo' (agressive) y la cláusula se califica como contundente (strong), lo cual deja para soñar sobre la evolución de la ley internacional en las Américas. En realidad, la sóla ”fuerza” que está hoy más que nunca en juego, es la del ”derecho del mas fuerte” que puede, dentro del marco de semejante empresa de dominación, autorisarse para no definir de manera normativa el contenido de una cláusula llamada esencial, bajo la justificación de que su contenido es evidente y, además, auto-presentado por el emisor del proyecto!

Esto parece obvio, sin embargo, que, a pesar del carácter consensual de la reunión de Quebec, las voces de la familia Americana sobre una pregunta tan provocativa no tardaron en ser escuchadas, como lo menciona Cyberpresse, para empezar con la de Venezuela, cuestionada apenas más ligeramente que Haití, y, naturalmente, la de Brasil, ultrajado por la falta de respeto mostrado por los norteamericanos hacia su indiscutible estatuto de potencia política y hacia sus intereses comerciales.

.
3. La indéfinición democrática: ya no una carencia, más bien una afirmación:

Por lo tanto los observadores y los periodistas que interpretaron la ausencia de una redacción detallada de la cláusula como el signo de las dificultades norteamericanas para hacerla avalar en las “negociaciones“ con sus aliados y compañeros sudamericanos, me parecen, cuando menos, las víctimas de una ilusión de perspectiva. Lejos de ese prisma, la indéfinición de la democracia asumida por los señores Bush y Chrétien en Quebec y en otras latitudes, corresponde a una voluntad completamente resuelta, premeditada y reiterada en diversas ocasiones. Dicha indefinición no corresponde a un problema de conceptualización (!) o de transcripción legal, si no a la reivindicación de ser capaz, en cualquier lugar, en cualquier momento y en cualquier caso, de decir, designar y distinguir a 'la democracia' como uno lo entiende ( (3), según sus intereses del momento, sin restricción ni limitación interna o externa. Bajo esta perspectiva, la declaración del 16 de septiembre de 2002, del representante permanente de los Estados Unidos ante la OEA, Roger Noriega, felicitándose de que la Carta Democrática interamericana del 11 de septiembre de 2001 ya no autorice a los regímenes autoritarios a “ajustar” a su medida la definición de la democracia (recomponer la definición de la democracia para adecuarla a sus necesidades) parece de un cinismo particularmente picante (4). Uno agregará naturalmente que esta postura no es una novedad, pero parece sólo más espectacular en esta ocasión, a propósito del ALCA, debido a la inmensidad de la escena geopolítica donde se experimenta, y a sus puntos clave de medio y de largo plazo.

Entre estos (numerosos) puntos clave, no mencionaré si no uno: la posibilidad correlativa a esta indéfinición de hacer jurisprudencia a placer sobre la cuestión democrática de manera exclusiva en el seno del conjunto americano planeado, y por fuera de los criterios y las reglas del resto de la comunidad internacional, por ejemplo. De hacer jurisprudencia precisamente al hacer comercio del criterio democrático para pesar en las decisiones políticas, diplomáticas y económicas de un país americano determinado que hubiera "fallado" a sus compromisos democráticos con el club hemisférico. De ahí surge en el horizonte la posibilidad de un sistema de sanciones inmediatas, evitando el pesado procedimiento de Naciones Unidas, y que permite estrangular económicamente en algunos días a un país que tuviera la intención de conducirse por un camino geopolítico independiente…

Es además necesario agregar que esta cláusula no está solitaria en el conjunto de dispositivos del ALCA, porque el esbozo de su Capítulo 11 (un texto muy largo, contrariamente a la cláusula democrática, con un juridismo extremo y a un grado de detalle terrible — clon de aquél del TLCAN) prevé también medidas fuertemente coercitivas hacia los Estados que realicen, por ejemplo, modificaciones constitucionales capaces de afectar las inversiones privadas. En suma, un par de tenazas — una política, la otra legal — entre las cuales serán encerrados los pequeños y medianos Estados americanos. Es también un dispositivo que pudiera aplicarse también a los Estados de la Zona más "democráticos" – los independentistas de Québec habiendo avisado que la redacción de este pasaje que menciona posibles modificaciones constitucionales apuntaba la eventualidad de una autonomía de Quebec (naturalmente rechazada por Ottawa y Jean Chrétien) que pudiera comprometer su participación en el ALCA.

De lo que precede se ve que las fronteras de la democracia — de ese contenido inencontrable — son claramente concebidas en términos económicos y estratégicos, mucho más que en términos de 'prácticas democráticas'…

A lo los promotores de la 2da Cumbre de los Pueblos de las Américas (reencuentro de numerosas asociaciones y ONG del continente), organizada en Quebec al mismo tiempo que la Cumbre 'oficial' de los presidentes de la zona, respondieron : ”Mientras que ellos se preparan para adoptar una declaración en favor de la democracia en las Américas, nosotros queremos recordar a los líderes de Estado que la democracia es mucho más que elecciones puntuales. La fundación de un área de libre Comercio panamericana sin un referendo preliminar sería considerada como ilegítima e inaceptable para las organizaciones de la sociedad civil de las Américas. ” (Cumbre de los Pueblos de las Américas, en 20/04/2001)

Es verdad que era difícil imaginarse que el leitmotiv de 'la cláusula democrática' permaneciera sin otra objeción aparte de la de su contenido o su interpretación. Esto dado que se intentó pasar por la fuerza, sólo ante los gobiernos de la Zona, a pesar de sus parlamentos y de sus opiniones públicas, los principios generales del ALCA y una agenda puesta en práctica particularmente dada la complejidad de los puntos de interés. Bajo esta perspectiva, la petición de la Cumbre de los Pueblos de las Américas, que indudablemente carece de una 'legitimidad' indiscutible, pero que cuenta, sin embargo, con una reconocida (salvo por J. Chrétien y G.W. Bush) base asociativa, política, sindical e intelectual. Dicha petición es la expresión de un sentimiento extensamente compartido por la sociedad civil de todo 'el Hemisferio'. Se trata de una exigencia mínima más que de una exigencia extrema, si uno considera que el argumento democrático es absolutamente esencial en la lógica de construcción del Area de libre Comercio de las Americas.


4. El futuro del argumento democrático a prueba de la crisis del sur y el centro - Americano:

Queda, sin embargo, por estimar cual será el futuro de tal argumento, año y medio después de la celebración de Quebec, el cual se desarrolló en un contexto distinto al de hoy, tanto por la escena internacional geopolítica (cinco meses más tarde se sucederían los atentados del 11 de septiembre) como por la escena propiamente comercial (apertura del ciclo de Doha en noviembre, 2001; subvenciones a aceristas y granjeros; crispación continua de las relaciones estadounidenses con la Unión Europea y con el resto del mundo), y en fin, como por la escena expresamente Latinoamericana (sucesión de los desastres ecuatoriano, boliviano, argentino, uruguayo, paraguayo ( (5) … ? pronto brasileño y mexicano?).

Desde este punto de vista la posición norteamericana es clara, mas aún de lo que fue en Québec, cuanto antes mejor, como lo indica cada que le es posible G.W. Bush: "Cuanto más rápido podamos conseguir el tratado para establecer un acuerdo de libre comercio en el hemisferio, mejor", dijo Bush ayer en una conferencia de prensa (…) "Dado el escepticismo que Brasil tiene sobre nuestras intenciones de tener comercio libre y justo, intentaré disminuir ese escepticismo. Voy a mirar al hombre a los ojos y le voy a decir:''Nosotros estamos a favor del libre comercio''" (El Clarin, 30/03/2002)

De hombre a hombre, la mirada clavada en los ojos de 'Fernando Henrique', es así como 'G.W.' ve la resolución del asunto, que tomó una importancia naturalmente aumentada desde el 11 de septiembre. Es necesario decir que el mismo artículo de El Clarin precisaba que si para los Estados Unidos el ALCA era 'fundamental', ésta constituía 'apenas una opción' desde el punto de vista de Brasil. Es poco seguro que el argumento repetido por G.W. Bush, según el cual "el libre comercio regional ampliará las oportunidades de desarrollo económico y social en los países, además de fortalecer la democracia y reducir la pobreza" (id.), llegue a vencer al escepticismo brasileño, a pesar del vibrato renovado sobre 'la intensificación de la democracia'.

¿Pero tal vez la administración estadounidense cuenta también con otros argumentos, más monetarios, que, combinados a los precedentes, serían capaces de reequilibrar la balanza en su favor? Está, fué en todo caso la línea defendida por Colin Powell en junio 2002, cuando en Barbados recordó la posición de su país: " Para resumir, en tres años pediremos al Congreso estadounidense cinco mil millones de dólares adicionales cada año para hacer inversiones en infraestructura en aquellas naciones que se hayan comprometido con la democracia, que se hayan comprometido para terminar con la corrupción, se hayan comprometido a respetar el Estado de la ley y avanzar agresivamente en el siglo XXI sobre aquella base. " (Colin Powell, 03/06/2002).

Cinco mil millones de dólares al año a cambio de un poco de democracia, ésto es una proposición de trato (de deal) particularmente honesta de parte de un negociador como los Estados Unidos, conocido por sus "cuentas" en las organizaciones multilaterales (la ONU, la UNESCO) y, más todavía, viviendo sistémicamente del crédito del resto del mundo. Más seriamente, es la afirmación que la democracia es un bien como otros, susceptible de ser comprado o vendido sobre los mercados internacionales, objeto del comercio llamado « libre » (qué es necesario tomar literalmente, según una lectura Platónica) y aún sujeto a cotación sobre una bolsa ad hoc (efectivamente, ¿por qué 5 mil millones de dólares y no 1 o 50 ? Esto no es más que una proposición de compra, que se abre a todas las contraproposiciones de estos vendedores potenciales de soberanía que son los pequeños países, si no las potencias de segundo órden).

Para aquellos que no lo han entendido aún (que no es el caso de Brasil, ni de los otros países del MERCOSUR, me parece), el ALCA se muestra sin máscaras – bajo el asalto de las crisis económicas y políticas del Hemisferio durante el período reciente - para regresar a lo que era desde la primera formulación del proyecto, a saber: una bolsa bajo administración imperial de las soberanías, de legitimidades, de los territorios nacionales, y de todos los otros valores, materiales o inmateriales, ya citados o no, en nombre de los cuales "la democracia" ocupa naturalmente un lugar principal. Esto es el sentido implícito y explícito de las múltiples intervenciones de los señores Bush, Chrétien, Powell, Reich, Pettigrew y de otros administradores y gestionadores de la causa estadounidense y canadiense, para quienes la democracia aparece fundamentalmente como un negocio, desde un punto de vista tanto estratégico como especulativo.

Así es, el genitivo 'comercio de la democracia' y su inversión 'democracia del comercio' no constituyen (sólo) una vieja broma filosófica puesta al día. Al contrario, sostengo que hay que esforzarse para escuchar, con los oídos bien abiertos, hasta que punto este genitivo es propiamente especulativo (con un terrible juego de palabras que Uds no me perdonarán), hasta que punto el empleo del argumento democrático, como se le concibe en el marco de la elaboración del ALCA, da la medida de la idea exactamente comercial que de ella se hacen sus promotores. ¡Ella da la medida de la esencia realmente comercial de la democracia a los ojos de quienes nos devuelven a los Tyrrhénienses y a los Cartagineses, así como a sus acuerdos comerciales y militares de los cual Aristóteles insistía por escrito que ellos 'no hacen una Polis' y que nunca harán una, porque simplemente no pueden, porque el concepto mismo de Polis escapa a toda motivación y a todo poder de semejantes acuerdos¿ …

Esta manera, a la vez simple, compleja e inexorable de atar 'la democracia' al comercio no es seguramente nueva (y la Unión Europea podría suministrárnos otra larga historia para ser meditada), pero lo que hace ejemplar al caso del ALCA, es el ver hasta donde es capaz de ir la involución de los principios democráticos más elementales, en el olvido de su tradición filosófica, en la devaluación misma de la idea democrática, finalmente, en el reciclaje propiamente comercial de esta idea y de su patrimonio histórico…Una industrialización cultural y política de la democracia, de la cual no es necesario buscar su paradigma sino en Hollywood, donde los ejecutivos estadounidenses encuentran cada vez más a menudo su inspiración. Uno espera así con impaciencia el nuevo éxito taquillero (el nuevo blockbuster): ALCA: ¡la vuelta de la Democracia!


NB : Este artículo resulta de una contribución hecha por el autor al Primer Congreso Iberoamericano de Filosofía Moral y Política, Alcalá de Henares, 19 de septiembre del 2002


Notas :
(1) " Nosotros deberíamos emprender esta revisión de política de seguridad con el mismo espíritu cooperativo que produjo nuestra carta de democracia interamericana. La democracia es el fundamento nuestra seguridad. Nuestra carta democrática puede prevenir y remediar los desafíos a la democracia que afrontamos en la región, y no sólo dirigirnos después de que las crisis han surgido " (Colin Powell, 03/06/2002)
(2) ”Un país como Cuba, fuera de la OEA por falta de democracia, no tendría la menor oportunidad de ingresar en el ALCA. Rodríguez Giavarini dijo que todo país que ingrese en el ALCA debería cumplir con requisitos mínimos: "Requerirá no sólo normas jurídicas internacionales comunes respecto del comercio y de las inversiones, sino también, y fundamentalmente, la garantía de estabilidad y legitimidad que otorga la vigencia de la democracia representativa" (…) La adopción de la Carta Democrática en el Perú, en donde la democracia ha sido vapuleada, contiene cierto simbolismo. “ (La Nación, 11/09/2001)
(3) " Robert Zoellick escribió que a no ser que Cuba manifieste "un compromiso a la democracia, no calificará para participar en el proceso de la Cumbre de las Américas o como partenario de un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos."" (CNS Noticias, 13/12/2001)
(4) Cf. Departamento de Estado de los Estados Unidos : OEA se refleja en el primer Aniversario de la Carta Democrática Interamericana (El presidente peruano Toledo advierte que la pobreza mina a la democracia), por Scott Miller, 16.09.2002
(5) « Pregunta. ¿Cree que la desesperanza generada por la crisis económica en América Latina puede poner en peligro la democracia?
Respuesta. Sí, hay un debilitamiento de la democracia, aunque también se ha consolidado en países como Paraguay, Ecuador y Perú en los últimos 15 años. Pero la realidad es que una parte importante de la población tiene la percepción de que el crecimiento económico no deja frutos para la población. » (J. Antonio Ocampo, secretario ejecutivo de la CEPAL, El Pais, 21/05/2002).




Bibliografia selectiva :
de Bernard, François, L’Emblème démocratique (El Emblema democrático, Ed. Mille et Une Nuits, Paris, 1998
de Bernard, François, La Pauvreté durable (La Pobreza sostenible), Le Félin Poche, Paris, Octubre, 2002.
de Bernard, François, « Le Cheval de Troie des Amériques », in Les Echos (Paris) 17.04.2001. también publicado in Le Devoir (Montreal), 20.04.01.
de Bernard, François, "El Palimpsesto de Génova", Correo Semanal, Ultima Hora (Asunción), 05.1001. Tambièn publicado in Libération (Paris),19.07.01: "Le Palimpseste de Gênes: Pour une «Organisation de la Société Civile Internationale»,
de Bernard, François, articulo "Démocratie" (Democracia) del Dictionnaire critique de « la mondialisation », GERM / Le Pré aux Clercs, Paris, 2002
Brunelle, Dorval, articulo "ZLEA" (ALCA) del Dictionnaire critique de « la mondialisation », GERM / Le Pré aux Clercs, Paris, 2002
El Clarìn (Buenos Aires):"Bush promete commercio "justo y libre" en América" 30/03/02.
CNS News: "Cuba Complains About US Fast-Track Trade Authority" 13/12/01
Cyberpresse (Québec): "Un consensus sur la clause démocratique d’ici deux semaines, croit Ottawa" 29/08/01
Le Devoir (Montreal, Québec):"Ricardo Lagos, président du Chili: l'Amerique latine doit faire contrepoids aux Etats-Unis". 20/04/02
El Pais (Madrid): « La crisis económica en América Latina está debilitando la democracia » 21/05/02.
GERM (Ed. François de Bernard), Dictionnaire critique de “la mondialisation” (Diccionario crítico de “la mundialización”), GERM / Le Pré aux Clercs, Paris, 2002
GERM, « Objetivos e intereses de la 3º Cumbre de las Américas y de la 2º Cumbre de los Pueblos de las Américas en Quebec, 16 – 22 de abril de 2001 », www.mundializacion.org, rubrica ALCA
La Naciòn (Buenos Aires): "Democracia, clave para el ALCA" 11.09.01.
Reforma (México ): "Aprueban en Quebec cláusula democrática", 21.04.01
Sommet des Peuples des Amériques (Cumbre de los Pueblos de las Américas): "Le Sommet des Peuples défie les chefs d`État de tenir un référendum sur la ratification de la ZLEA" 20.04.01.
U.S. Department of State: "Assistant Secretary Reich Cites Benefits of Free Trade" 30.04.2002.
U.S. Department of State: "Powell Stresses Security at OAS General Assembly" 03.06.2002.
U.S. Department of State: "Powell Lauds Multilateral Cooperation in Western Hemisphere" 05.06.2002


Rate this content
 
 
 
Average of 147 ratings 
Rating 2.41 / 4 MoyenMoyenMoyenMoyen
Same author:
 flecheLeçons de la « Grippe espagnole » de 1918-1919
 flecheL’intelligence de la bibliothèque publique
 flecheTriomphe de la post-citoyenneté
 flechePublication de L'Homme post-numérique
 flecheCharlie : comment répondre au défi ?
 flecheDigital Domination
 flecheAcerca de los Megaproyectos en Uruguay
 flecheEurope, Maghreb, Machrek : Que faire ensemble du monde euro-méditerranéen, maintenant et pour les dix prochaines années ?
 flecheWhy the need for a Universal Declaration of Democracy?
 flecheThe meaning of “carnage”?
 flecheLa « culture numérique » : à problématique « nouvelle », approches et solutions différentes ?
 flechePiratage (Modifier l'approche du ---)
 flecheDiversité culturelle et dialogue interculturel : confusion ou exigence ?
 flechePiratage (modifier l’approche du ---)
 flecheRéévaluer « l’économie de la création » à l’âge de la dématérialisation numérique
 flecheAbstract of a keynote speech at the "Dialogos da Terra no Planeta Agua" (November 26-28, Minas Gerais - Brazil)
 flecheCosmopolitical approach to Water
 fleche« Fin d’un monde » ou crise de son modèle ?
 flecheLa culture pour rendre le monde vivable
 flecheTransparence (Révélation de l’opacité, mondialisation de la --- ?)
 flechePour une éducation à la diversité culturelle et au dialogue interculturel
 fleche10 Thesis about the present meaning and orientation of Global research
 flecheTravail et emploi : la confusion permanente
 flecheCultural diversity
 flecheLa Convention sur la diversité culturelle reste à mettre en œuvre!
4 tâches prioritaires pour la société civile

 flecheCultures et mondialisations : les sons de la diversité

 flechePhilosophie des mondialisations et mondialisation de la philosophie

 flecheLaw of Globalization and/or globalization(s) of Law ?
 flecheAltermondialisation
 flechePauvreté et Violence
 flecheDiversité culturelle : un projet cosmopolitique
 flecheFor an offensive concept of cultural diversity
 flecheCultural diversity, globalisation and mondialisations
 flecheLa Puissance du rituel mondial
 flecheWord Social Forum n°5 : A trial of truth
 flecheOMC : la refondation ou la fin ?
 flecheFor a reassessment of the concept of cultural diversity
 flecheWar, the supreme stage of poverty?


 fleche‘Fight against poverty’: for a new order


 flecheGlobal and mondial
 flecheTowards a philosophical pedagogy of NICTs
 flecheThe critical sharing of globalisation(s) could be achieved by appropriate intercultural education and training
 flecheAway with "anti-globalisation"
 flecheJohannesburg (Le risque de...)
 flecheQue peut être "l'exception culturelle" ?
 flecheLa diversité culturelle : du consensus mou au projet politique
 flechePrivatisation or sharing of cultural identities and diversity?
 flecheMorale et politique
 flecheTemps fragiles
 flecheDématérialisation de l’argent, déresponsabilisation du sujet politique
 flecheDématérialisation de l’argent
 flecheLe GERM : un laboratoire de la diversité culturelle pour comprendre «la globalisation» et les mondialisations
 flecheLa Bonté des maîtres du monde
 flecheProblématique des mondialisations
 flecheLe Monde est-il un village ?
Et peut-il être une Cité ?

 flecheLe cas Napster
 flecheDemocracy
 flecheGlobalisations
 flecheLa controverse de Gênes
 flecheOSCI
 flecheUnemployment
 flecheEconomie de la matrice, cosmopolitique de la diversité
 flecheLe cheval de Troie des Amériques
 flecheThe Napster affair
 flecheDomination
 flecheRien de nouveau sous le Soleil noir de la mondialisation
 flecheDe la mondialisation aux mondialisations : domination ou partage du monde ?
 flecheLe Monde en perspective
 flecheGlobal Village
 flecheFractures (résorber les --- )
 flecheGlobalisation : the law of the strongest ?
 flechePour une ''philosophie des mondialisations''
13
SEARCH
Keywords   go
in